Hace unos días la empresa Canary Islands Wigs (Ciwigs) publico el proyecto para conectar Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife en aproximadamente media hora.

El nuevo medio de transporte son las naves de vuelo rasante utilizando los puertos de las islas. Estos transportes son aviones pero legalmente figuran como barcos de efecto suelo. Estos pioneros aparatos pueden desplazarse a velocidades cercanas a los 200 kilómetros por hora sin tocar el mar mientras lo surcan.

La empresa tiene previsto empezar con la primera prueba de vuelo en verano de 2020 para iniciar las operaciones en junio de 2021.

El modelo elegido es el M80 para las operaciones entre las dos capitales canarias, con una capacidad para ocho pasajeros de los cales dos son tripulantes. La compañía espera operar cerca de 40 trayectos diarios en cada capital con salidas cada 20 minutos.

En principio los billetes rondarán los 50 euros para residentes canarios en trayectos de ida y vuelta.

Para los que tienen miedo a volar, hay que destacar que estas naves son capaces de levantarse en una superficie de 100 metros para evitar los días de temporal y en caso de que tengan algún fallo de motor vuelven a la superficie planeando.