La historia geográfica de las Islas Canarias está compuesta de enormes estructuras volcánicas que emergieron hace miles de millones de años desde su suelo marino, formando uno de los archipiélagos más bonitos y peculiares del mundo.

Las Islas Canarias presumen de tener rutas de lo más atractivas entre sus volcanes a través de senderos boscosos o desérticos, incluso de paisajes de aspecto lunar que son únicos en el mundo. El Teide es uno de los más conocidos que hay, pero en las Islas Canarias el poder y la fuerza que transmiten los volcanes son algo espectacular y único que sin duda no pueden dejar de conocer.

Estas islas nacieron de los volcanes y, muy favorecidas por una situación privilegiada que propicia unas condiciones climáticas y meteorológicas consideradas por muchos expertos como “El mejor clima del mundo”,  estas dieron lugar a una creación de fauna y naturaleza que las hace únicas entre otras similares. Los volcanes han dejado su huella en cada una de las siete islas que forman el archipiélago, formando cráteres, cuevas, calderas y fuentes de lava que a día de hoy pueden ser visitados por cualquier que sea o no aficionado a estos temas.

Una de las características que destacan de las Islas Canarias son sus playas de arena negra o roja, que son únicas gracias al legado volcánico del archipiélago que las formaron durante miles de años. Estas playas han surgido de la corteza oceánica del Atlántico hace 30 millones de años a partir de violentas erupciones volcánicas, consiguiendo que las Islas Canarias sean hoy en día una de las zonas geográficas de mayor biodiversidad del mundo, gracias a esto las islas forman cuatro Parques Naturales y siete Reservas de la Biosfera.

Sin duda alguna las Islas Canarias son uno de los lugares más visitados del mundo y que causa mayor satisfacción turística de todo el planeta, una joya que entre todos tenemos que conservar para nuestras futuras generaciones.