Parece increíble, pero agentes de la Policía Nacional de las Palmas de Gran Canaria han detenido hoy a un hombre que caminaba por las calles de la ciudad. Momentos antes de detenerlo, este individuo reventó de un golpe con la herramienta la ventanilla de un coche y causó más desperfectos en el turismo, con su dueño en el interior.

Los policías le ordenaron al hombre en repetidas ocasiones y que tirase el hacha, y depusiera su actitud, pero el hombre avanzó hacia los agentes de policía sin soltar el arma en ningún momento.

El hombre incluso intento agredir a los agentes de la autoridad, que pudieron esquivarlo. Aprovechando un descuido, uno de los agentes consiguió acercarse rápidamente por su espalda y arrebatarle el hacha, siendo finalmente reducido. El detenido fue trasladado a un hospital y para ser asistido por facultativos especialistas en psiquiatría.