La historia que salió de un conocido foro español “Forochoches” está corriendo como la pólvora por las redes sociales, y no es para menos. Según el usuario que publicó la historia, él y su pareja, se fueron de vacaciones durante una semana, al volver a la vivienda se encontraron la cerradura forzada y no podían entrar, inmediatamente llamaron a la policía.

Los policía al verles algo excitados les tranquilizaron y les dijeron que fueran llamando a un cerrajero mientras se personaban allí un patrulla, según los agentes es que si estaba forzada con la puerta cerrada, era muy posible que no hubieran conseguido entrar a la casa.

Cuando llegó un cerrajero así se lo confirmó, nadie había entrado a la vivienda. El cerrajero hizo su trabajo rompio la cerradura e instaló otra en su lugar. La sorpresa vino cuando el cerrajero le presentó la factura por sus servicios que ascendía a la increíble cantidad de 834 euros dejando verdaderamente acojonado al dueño de la casa.

Ahora en Internet hay un gran debate… unos culpan a cliente por no preguntar y otros se han llevado las manos a la cabeza, en la factura se puede leer 60 euros por desplazamiento, 80 euros / hora mano de obra, 150 euros por servicio urgente, servicio nocturno hora y de todo lo que se le ocurrió al técnico. Opinen ustedes mismos.