El pasado 26 de agosto del año pasado falleció Abbey Parkes, británica de 20 años de edad por un coágulo de sangre vinculado a la toma de la píldora anticonceptiva. Según informaciones que han sido reveladas después de la autopsia final. Esta joven sufría un trastorno de hipercoagulabilidad hereditario, conocido factor V Leiden, sin saberlo se le aceptó con la ingesta de la píldora.

Abbey Parkes

Abbey Parkes llevaba ya tiempo tomando la pólvora, en concreto 6 años, pero acabó falleciendo 2 semanas despues de ir al hospital por fuertes dolores en su pecho. Los medicos solo le recetaron esteroides y analgesicos, y le dieron el alta enviandola para casa, 15 días después fallecia de un paro cardiaco.

Según el médico que la trato en el hospital, reconoce que la píldora y su trastorno genético hacía que fuera como una tormenta perfecta y que hubiera sido prácticamente imposible que un médico fuera consciente de su mutación.