El área de Cohesión Social del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha comenzado el proyecto de acondicionamiento de la antigua fábrica de hielo, situada en la plaza Manuel Becerra en el barrio de La Isleta, para convertirlo en el futuro centro de día para personas sin hogar, el primer equipamiento social de estas características que se pone en marcha en la ciudad.

El concejal de Cohesión Social, Igualdad y Juventud, Jacinto Ortega, ha comprobado esta mañana los trabajos de acondicionamiento del futuro edificio, una obra que consistirá en esta primera fase en la demolición de la tabiquería interior, los falsos techos y las mamparas, así como la la retirada de puertas y el mobiliario para dejar el inmueble preparado para la posterior rehabilitación integral.

Jacinto Ortega, ha afirmado que “el inicio de esta obra es una muy buena noticia para la ciudad, ya que significa que el primer centro de día para personas sin hogar de Las Palmas de Gran Canaria empieza a convertirse en una realidad. La puesta en marcha de este nuevo equipamiento supondrá por un lado ofrecer una nueva alternativa y avanzar en la atención a las personas socialmente más vulnerables. Y por otro, conseguimos ser más eficientes en el trabajo que desarrollamos en los otros tres centros de acogida municipales, sobre todo en Gánigo, ya que disponiendo de un nuevo espacio de atención diurna, podemos trasladar la prestación de servicios esenciales como ducha, lavandería y comedor a la antigua fábrica de hielo”.

“Me gustaría recordar que cumplimos un compromiso que anunciamos a comienzos de este año, dentro de una de las medidas recogidas en el Plan Integral de Atención a personas sin hogar, un documento sin precedentes elaborado por primera vez, que presentamos en 2017, y que pertenece al Plan de Rescate social”, ha aseverado Ortega.

El proyecto de creación del centro de día para personas sin hogar, que realiza el área de Urbanismo y Vivienda, consta de una primera fase de demolición de tabiquería interior, limpieza, así como la eliminación de la estructura de pilares y forjado. Posteriormente comenzará la segunda fase, según los cálculos que maneja el Ayuntamiento, antes de que acabe el año, y que consistirá en la rehabilitación estructural de todo el edificio.

La tercera fase, en la que ya trabaja el Consistorio, que comenzará previsiblemente el próximo año, consistirá en el acondicionamiento, por un lado de la planta baja, que albergará la sala de espera, atención médica, aulas de formación, varios despachos y un patio trasero al edificio que será utilizado por los beneficiarios como área de descanso. Y por otro, la planta primera, que albergará la cocina, un comedor con capacidad para 60 personas, una consigna de equipajes, baños y duchas para los residentes y oficinas.

El edil Jacinto Ortega ha reconocido que el Ayuntamiento está estudiando la posibilidad de ampliar el proyecto mediante el acondicionamiento de la segunda y tercera planta hasta completar la rehabilitación de todo el inmueble.

A la red de espacios de acogida municipales para personas sin hogar con los que cuenta el Ayuntamiento en la actualidad, los centros Gánigo, El Lasso y La Isleta, que cuentan con un total de 116 plazas, hay que sumar el primer piso tutelado para personas sin hogar que puso en marcha el pasado año el grupo de Gobierno, por el que han pasado ya 23 personas.