Nuestras redes sociales

Canarias

Trichodesmium erythraeum o “microalgas” la plaga que azota Canarias. TODO lo que deben saber.

Publicado en

hace

Mucho se ha escrito de las manchas que asolan el litoral de muchas islas de Canarias, en un primer momento se asoció las machas a los graves problemas de los emisarios submarinos, uno de los puntos donde más se ha sufrido este fenómeno es en la isla de Tenerife, aunque en casi todas las islas se han visto afectadas. Mucha gente está confundiendo dos problemas totalmente diferentes, que son por un lado los emisarios submarino que vierten millones de litros al día al mar sin depurar en todas las islas y otra cosa distinta son las microalgas de color marrón que se confunden con vertidos fecales.

Es posible que la cantidad de vertidos que se hecha al mar, las algas lo aprovechen de alguna forma nutricional, como un abono que se echa a un árbol, pero la microalgas son una cosa totalmente distinta a los emisarios submarino, ya expertos en la materia, biólogos marinos han analizado las manchas y no hay duda son microalgas y NO vertidos fecales. Los emisarios submarinos son otra historia muy grave que debe de ser abordada ya que es una autentica verguenza que no se hagan depuradoras en los municipios, pero es otra historia, que hemos abordado en otros artículos, que pueden buscar en la web.

Nos hemos puesto en contacto con Francisco Rodríguez Hernández que es investigador en el Instituto Español de Oceanografía (Centro Oceanográfico de Vigo, grupo de investigación VGOHAB) y soy socio de Divulgación (Asociación Galega de Comunicación de Cultura Científica e Tecnolóxica). Y no tiene la más mínima duda son microalgas. En su blog ha publicado dos artículos sobre el tema y son verdaderamente reveladores.

Según el experto  Francisco Rodríguez Hernández no quería abandonar el asunto de la marea roja de Trichodesmium erythraeum en Canarias sin escribir sobre su ecología y aclarar que sus proliferaciones no suponen un peligro para las personas ni para la fauna marina. Y esta es la valiosísima información que nos deja.

La ecología de T.erythraeum

Trichodesmium es un género de cianobacterias fijadoras de nitrógeno (diazótrofas), es decir, asimilan dicho elemento de la atmósfera (N2) al igual que hacen, p. ej., las bacterias simbiontes del género Rhizobium en las raíces de plantas leguminosas.

Se trata de uno de los principales fijadores de nitrógeno en el mar, con un papel destacado en los ciclos biogeoquímicos de los océanos por los nutrientes que liberan durante y al final de sus proliferaciones. Fijar nitrógeno atmosférico supone una ventaja competitiva para Trichodesmiumen aguas oligotróficas (pobres en nutrientes) sobre la gran mayoría de organismos fotosintéticos que sólo asimilan nitrógeno disuelto en agua (p.ej. a partir de nitratos, amonio o urea).

La fijación de nitrógeno es posible gracias a una enzima nitrogenasa y dado que el oxígeno la inactiva, la fotosíntesis (productora de oxígeno) y la fijación de N2 deben estar separadas física (en células especializadas) y/o temporalmente (fotosíntesis diurna y fijación de N2 nocturna).

El fósforo es escaso en la superficie del océano abierto, pero las colonias de Trichodesmium pueden migrar en la columna de agua gracias a vacuolas de gas que llegan a soportar presiones como las que reinan a 100-200 m de profundidad. En superficie las colonias asimilan (y acumulan) carbono y nitrógeno. Con dicho “lastre” de material de reserva se hunden y capturan el fósforo más abundante en profundidad.El caso de Trichodesmium es especial porque fija N2 durante el día en unas células denominadas diazocitos. La diferenciación temporal es sutil en este caso: sus tasas de fotosíntesis se reducen hacia el mediodía, mientras que aumentan las de fijación de nitrógeno. Así, Trichodesmium dispone de una fuente inagotable de nitrógeno y las limitaciones de nutrientes para su crecimiento vienen más bien del fósforo y el hierro.

A medida que su metabolismo consume las reservas acumuladas, las colonias de T. erythraeum se vuelven más ligeras y ascienden de nuevo a la superficie continuando así el ciclo de asimilación de nutrientes, fotosíntesis y fijación de nitrógeno. T. erythraeum contiene grandes cantidades de hierro y se le supone muy eficiente a la hora de capturar dicho elemento, imprescindible además para la fijación de nitrógeno.

Pero el hierro es un elemento muy escaso en el océano que limita también la fotosíntesis. De ahí los famosos (aunque fallidos) experimentos de fertilización con hierro que pretendían aumentar la productividad del mar y contrarrestar de paso el calentamiento global (Ice Age I y II).

En los océanos ocurren fertilizaciones naturales de óxidos de hierro gracias al polvo del desierto depositado por la acción del viento. El efecto de la arena del Sáhara en Canarias se considera uno de los factores que contribuyen a las proliferaciones de Trichodesmium, tal como nos explicaba Nereida Rancel en la entrada anterior. Pero sus efectos se hacen notar en otras zonas mucho más remotas, al otro lado del Atlántico: en el Golfo de México. Animación de la NASA y alucinen cómo alcanzan dicha región las partículas de polvo del Sáhara.

Los aportes significativos de hierro en dicha región durante el verano, procedentes del polvo del Sáhara contribuirían a explicar los “blooms kilométricos” de Trichodesmium registrados en las costas de Florida desde los últimos 50 años. Y el polvo en suspensión también origina amaneceres y atardeceres brumosos en la región…

Asimismo, en el golfo de México ocurren cada año blooms de Karenia brevis, un dinoflagelado tóxico endémico en dicha zona del mundo. Sus proliferaciones tóxicas suelen teñir el mar y causan graves perjuicios para la fauna marina, actividades pesqueras y turísticas. Se conocen desde hace más de 60 años y suelen coincidir con proliferaciones de ¿imaginan quien? Sí, Trichodesmium erythraeum. Esta teoría fue propuesta por Walsh & Steidinger (2001) en un trabajo cuyo título parece una novela de intriga: Saharan dust and Florida red tides: the cyanophyte connection“. De hecho varios estudios recientes argumentan que dicha coincidencia no es casual y establecen una estrecha relación entre ambos organismos.

Según dichos autores el nitrógeno atmosférico fijado por T. erythraeum sería liberado en el agua como amonio y nitrógeno orgánico disuelto (aminoácidos), aportando una nueva fuente de nutrientes para bacterias y microalgas, estimulando las proliferaciones de K. brevis en la región.

¿Y cómo de importantes son esas cantidades de nutrientes? Pues considerables. En un estudio reciente  (Lenes y col. 2010) usaron datos de blooms de T. erythraeum entre 1960-2008, estimando que los nutrientes aportados por sus colonias al ecosistema marino equivaldrían al 100% del nitrógeno y fósforo necesarios para desarrollar los blooms de K. brevis.

2) Las mareas rojas de T. erythraeum no son peligrosas.

Como hemos visto, en las costas de Florida las mareas rojas de Trichodesmium son un fenómeno habitual que sucede todos los años. Dado su aspecto los marineros anglosajones las conocían como “sea sawdust” (serrín marino). No están asociadas con la contaminación ni vertidos de origen humano, se trata de fenómenos naturales en la región. Llegan a ser visibles desde el espacio dado que se extienden a lo largo de varios kilómetros, y no se consideran nocivas porque nunca se han originado efectos perjudiciales sobre la salud de las personas ni la vida marina. Por este motivo Trichodesmium tampoco aparece en la lista de especies de microalgas tóxicas de la UNESCO que pueden consultar aquí.

No obstante, es cierto que los trabajos en cultivos y muestras naturales de varias especies de Trichodesmium (incluyendo T. erythraeum), demuestran que suelen producir toxinas. El perfil es variable según los estudios pero suele incluir microcistinas, al igual que muchas otras cianobacterias de agua dulce. Esto no supone un riesgo para la salud ni la fauna marina porque dichas toxinas no ocasionan daños por contacto directo con la piel. Las intoxicaciones por microcistinas y otras toxinas de cianobacterias sí son un riesgo para la salud cuando proliferan en aguas continentales usadas para la ganadería o el consumo de agua potable.

Las precauciones que debemos tomar con mareas rojas de cianobacterias como Trichodesmium surgen de que pueden ocasionar (en algunos casos) dermatitis, picores o escozor debido a niveles elevados de amonio en agua. Pero esto tampoco es exclusivo de Trichodesmium y puede suceder también con otras mareas rojas como p.ej. las de Noctiluca scintillans, un dinoflagelado heterótrofo no tóxico.

En la región de Canarias no había registros de proliferaciones masivas de T. erythraeum hasta que en agosto de 2004 se observó mediante imágenes de satélite una proliferación en la costa noroccidental de África (Ramos y col. 2005). Alcanzó varias islas del archipiélago y los análisis de toxinas de dichos autores indicaron sólo la presencia de niveles bajos de microcistinas (0.1-1 μg/g peso seco).

Les citaré otro ejemplo con datos de toxinas. A lo largo de las costas de Brasil se registran habitualmente mareas rojas de Trichodesmium, asociadas con la corriente costera del Brasil que llegan a alcanzar 100 km de longitud.

A pesar de su extensión y frecuencia nunca se han registrado efectos negativos sobre la salud pública, excepto en un caso aislado de 1963 en la costa de Pernambuco (Satô y col. 1966). En un estudio reciente (Proença y col. 2009) analizaron las toxinas en muestras naturales de 2007 durante proliferaciones de T. erythraeum en las costas del Estado de Bahía, encontrando niveles bajos de análogos de saxitoxinas y microcistinas (9-300 μg/g peso seco), que creen podrían proceder, al menos en parte, de otras especies tóxicas presentes en el agua.

Dichos valores son mucho más elevados que los medidos en T. erythraeum en Canarias pero Proença y col. (2009) concluyeron que las proliferaciones de T. erythraeum no entrañaban riesgo alguno para la salud, por los motivos que explicábamos antes. La agencia medioambiental del Estado de Sao Paulo desaconseja habitualmente el baño en playas afectadas por mareas rojas de Trichodesmium, para evitar casos de dermatitis o exposición al aerosol marino de otras proliferaciones potencialmente tóxicas que puedan ocurrir asociadas a Trichodesmium.

En Canarias las medidas de precaución por parte de las autoridades locales han ido en el mismo sentido: la recomendación era no bañarse pero no han existido prohibiciones de acceso o baño en ninguna playa (El Día, 29-VI-2017), a diferencia de lo que ha sucedido en playas del Mediterráneo afectadas por proliferaciones de Ostreopsis, un dinoflagelado potencialmente tóxico que sí puede ocasionar molestias respiratorias por exposición al aerosol marino (enlace).

La nota curiosa sobre Trichodesmium erythraeumviene de estudios en regiones tropicales, donde varios autores sugieren que algunas de sus toxinas podrían estar relacionadas con la ciguatera o síntomas similares (Kerbrat y col. 2011), incluyendo a otras cianobacterias cercanas genéticamente como Hydrocoleum lyngbyaceum (Laurent y col. 2008). Se trata sólo de una teoría basada sobre todo en estudios bioquímicos en cianobacterias y peces, pero podría plantear nuevas hipótesis de investigación en un tema como la ciguatera que preocupa en la actualidad en las Islas Canarias.

La conclusión es: como normal general ante una marea roja mientras no se identifique al organismo responsable, la precaución y desconfianza instintivas ante las manchas en el agua son siempre buenas consejeras y debemos evitar el contacto directo en la medida de lo posible hasta que ésta se disperse…

Continuar leyendo
Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Francisco

    8 agosto, 2017 at 2:44 pm

    Hola, muchísimas gracias por divulgar la información del blog. Pretendía llegar al máximo de personas posible y no puedo más que agradeceros la difusión del texto. Creo que es muy importante explicar lo mejor posible dicho fenómeno y evitar alarmismos.

    Querría primero aclarar que no he empleado el término de “microalgas” dado que este término sólo incluye a los organismos eucariotas (con núcleo diferenciado) y Trichodesmium erythraeum es procariota: cianobacterias (=bacterias fotosintéticas).

    Así que para ser correctos no deberíamos hablar de microalgas sino de cianobacterias. Pero esto tan técnico no es lo que me preocupa. A pesar de la espectacularidad de las imágenes y el feo aspecto que están cobrando algunas playas en Tenerife (quizás olores también), hay que evitar caer en alarmismos y exageraciones.

    Dichas proliferaciones no son peligrosas, únicamente es importante guardar precaución y respetar los avisos que desaconsejan el baño en las aguas afectadas para evitar episodios de dermatitis.

    Esperemos que cambien pronto las condiciones climatológicas que han favorecido su proliferación masiva y se dispersen cuanto antes. Desgraciadamente, dada la tendencia actual del clima provocada por el calentamiento global inducido por el hombre (así como la situación geográfica de Canarias), nadie puede descartar que estas mareas rojas sean cada vez más habituales en el futuro. Un saludo, Fran.

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Canarias

La verdad sobre la “Carne picada” que compras en tu supermercado canario

Publicado en

hace

Por

OCU a realizado un nuevo análisis de carne picada envasada que se pueden comprar en diferentes supermercados. En esta comparativa se seleccionan las mejores y peores que puedes comprar en los supermercados de las Islas Canarias.

La carne picada es un alimento de consumo cotidiano, asequible económicamente, fácil de preparar y que permite muchas elaboraciones diferentes, desde hamburguesas, a albóndigas, boloñesa o pasteles de carne. Lo ideal es pedir al carnicero que la prepare en el momento, pero no siempre es posible. Una opción rápida y cómoda es comprarla en bandejas ya preparadas. Pero por desgracia, cuando compramos “carne picada”, no siempre su contenido hace 100% referencia al nombre que se le pone.

Carne picada 100%:

Solo carne, es la única que puede usar esa denominación. Además tiene unos requisitos referidos a la calidad de la carne y cantidad de grasa que son de obligado cumplimiento: en la carne picada, el contenido máximo de grasa es el 20% y la relación colágeno/proteína debe ser del 15% . Con estas cifras se garantiza que la carne cumple unos estándares de calidad.

Preparado de carne picada:

En estas elaboraciones la carne picada se mezcla con otros ingredientes (cereales, sal, especias…). En estos preparados debe indicarse claramente cuál es el porcentaje real de carne (que a veces es solo el 70%). A diferencia de la carne picada, la norma no establece en los preparados de carne unos requisitos mínimos de calidad.

Burger Meat:

En estos preparados a la carne debe añadirse al menos un 4% de otros ingredientes… y a los cereales, especias, fibra, etc. se le suman además sulfitos y colorantes, otro tipo de ingredientes que lo que consiguen es proporcionar a la mezcla un aspecto más apetecible y alargar su vida. Como cualquier otro preparado, también debe indicar el % de carne que lleva. No hay requisitos de calidad mínimos para el Burger Meat.

Así que ya sabes, cuando compres carne picada asegúrate de que sabes en realidad lo que compras. Fuente: OCU

Continuar leyendo

Lo más visto esta semana