Nuestra tierra es todo un paraíso que albergan infinidad de sorpresas, así que es muy difícil saber todo sobre las 7 islas. Hoy les traemos un animal muy poco conocido pero muy importante para nuestra tierra.

La oveja Pelibuey es una de nuestras razas ganaderas autóctonas menos conocidas y más peculiares que tiene Canarias. Procede según los científicos del Norte de África llegando a nuestra tierra con los primeros pobladores hace más de dos mil años.

Quizás la mayor peculiaridad de este animal tan magnífico, es que en lugar de lana como sus congéneres, tienen su cuerpo cubierto de pelo y, tanto las hembras como los machos, carecen de cuernos como otras ovejas de otras especies. Son de un tamaño considerable y la coloración de su pelaje es entre bermejo claro y el bermejo oscuro aunque también hay especímenes pintos con la barriga negra o blanca y negra.

Mirado con extrañeza por los castellanos en la conquista de las islas. Fueron transportadas a América por Cristóbal Colón en el segundo viaje que realizó al nuevo mundo, donde se adaptaron sin problemas, encontrándose en países de Centroamérica, Caribe y Norte de Sudamérica. En la actualidad el Pelibuey otorga a la industria canaria sobrados beneficios a un bajo coste.

Su carne es exquisita, jugosa y de sabor suave siendo un referente culinario. Su carne sin apenas grasa y baja en niveles de colesterol es un producto sano y rico, otro beneficio que aporta este animal es su estiércol por su gran calidad como abono orgánico. Es muy prolífica, llegando a tener tres partos al año de una media de tres corderos sin ser exigente en su alimentación.

Sin duda alguna el Peliguey es un animal extraordinario que aporta a nuestra tierra muchos beneficios, así que hay que respetarlo y saber más sobre el para conocer más nuestra cultura.