Canarias en red

Repudiado y odiado, su apodo es “ojos de plástico”, su belleza es única y tiene un sueño

¿Habías oído hablar alguna vez del síndrome de Waardenburg? Se trata de un conjunto de condiciones genéticas que pueden causar pérdida auditiva y cambios en la pigmentación del cabello, la piel y los ojos. Las personas que tienen esta afección a menudo presentan ojos azules muy pálidos o de otros colores, como uno azul y otro marrón.

El síndrome de Waardenburg es un trastorno genético que se caracteriza por la pigmentación irregular del iris de los ojos. Un niño llamado Abushe, de ocho años, que vive en Jinka, Etiopía, sufre del síndrome de Waardenburg. Por esta razón, tiene unos ojos sumamente brillantes ojos de color azul turquesa.

Este inusual fenómeno se estima que ocurre en uno de cada 300.000 nacimientos en el mundo. Abushe vive con su abuela en una choza que está hecha de paja, madera y adobe.

Su familia no tiene el dinero para pagar el trasporte diario que lo lleva a su escuela. Por esta razón, decidieron que lo mejor era que viviera con su abuela que vive cerca de la escuela. Su posesión más valiosa es su balón rojo.

Este niño no se pierde un partido de fútbol de Barcelona y es fanático del legendario futbolista Lionel Messi. Abushe ha mencionado que Messi es como él, distinto a los demás futbolistas.

En el momento que Abushe nació, sus padres tenían mucho miedo de que quedara ciego. Esta familia era pobre y no tenían el dinero para pagar los medicamentos ni el tratamiento. Duraron un par de meses para poder entender que sus ojos azules son un síndrome, mejor dicho un “regalo de Dios”.

Muchas veces sus compañeros solían burlarse de él e incluso tenía un apodo “el niño con los ojos de plástico”. Otros lo llamaban “monstruo” y a veces lo golpeaban. Pero al parecer este niño es muy valiente y no permite que intervengan con su increíble espíritu y está decidido a tener un futuro como futbolista.

Añadir comentario

Síguenos!!

Canariasenred en diferentes redes sociales, síguenos para que no te pierdas nada.

Nuestro Facebook