No tiene un nombre de super estrella de Hollywood, simplemente es Luis Padrón. Es un gran fan de los libros de temática fantástica y un día se sumergió tanto en la historia de sus libros que comenzó a cambiar su aspecto para parecerse a sus héroes.

Debido a ello a Luis lo machacaban en el colegio cuando era niño, tan solo por ser diferente. Se teñía el pelo, se vestía de una manera “extraña”, muy diferente a la de sus compañeros de aula. De esta manera, su tiempo de ocio en vez de pasarlo en la calle con otros niños de su edad, lo pasaba leyendo libros como “La Historia Interminable” y cientos de libros más de fantasía. “Con el tiempo las cosas cambiaron, comencé a caerles bien a los adolescentes mayores porque era único, y eso es lo que me animó a empezar a convertir lo que sentía en mi interior en una realidad. Empecé con un cosplay pero no me pareció suficiente, quería cambiar para convertirme en el yo que tenía dentro” dice Luis.

“Cuando era niño fui acosado, y como escape a eso me gustaba sumergirme películas de fantasía como Laberinto y La Historia Interminable. Más tarde comencé a cambiar mi manera de vestir para parecerme a esos personajes y terminé por cambiar mi rostro para parecerme a ellos aun más” afirma.

A los 14 años pasó por el quirófano para cambiar de manera permanente su apariencia, y a los 20 años tuvo su primera cirugía plástica. Ese solo fue el comienzo de muchas más intervenciones hasta convertirse en el joven que vemos hoy en día.

En total, este muchacho natural de Argentina se ha sometido a inyecciones de Botox, una liposucción en su mandíbula (sí, eso se puede hacer), 40 rellenos, blanquedo de piel y por supuesto una cirugía experimental muy peligrosa en sus ojos para cambiar su pigmentación. Un resultado impresionante.

💊🔪💉💊🔪💉💊🔪💉💕

Una publicación compartida de Luis Padron (@luispadron.elf) el

Ha puesto su sueño de ser un héroe de fantasía por delante de su salud. Se ha gastado todo su dinero para ser tal y como se ve en su interior, y eso de verdad no tiene precio.