Agentes de la Guardia Civil ha detenido en la zona norte de Mallorca a un ciudadano británico y han interrogado a otro que ha sido imputado por incitar a compatriotas a presentar denuncias falsas, para así obtener indemnizaciones para que sus vacaciones le salgan gratis, una moda que se está extendiendo bastante por toda España y que ha provocado pérdidas de 60 millones de euros para los hoteles españoles. La patronal hotelera tomo hace poco la iniciativa para cortar este tipo de reclamaciones falsas.

A los dos ciudadanos británicos se les acusa de asociación ilícita y estafa. Según la Guardia Civil estos individuos se dedicaban a captar a otros clientes de hoteles en la calle, a la salida de los hoteles, a quienes animaban a realizar este tipo de denuncias falsas con enfermedades por intoxicaciones alimenticias durante los días de vacaciones, de esta manera ellos se ganaban un dinero y los turistas les salía gratis las vacaciones.

Estos individuos convencían a sus compatriotas a denunciar falsamente y una vez en suelo británico, presentaban la reclamación por haber enfermado por alguna comida del hotel, un despacho de abogados de su país contactaba con ellos e iniciaban la denuncia.

La compañía Jet2Holidays para atajar estas denuncian han contratado a detectives privados que vigilan las zonas e informan directamente a la Policía Local y a la agencia de viajes de cualquier actividad que podría ser sospechosa, para así luchar contra los ‘claim farmers’ que merodean los hoteles.

La Guardia Civil sigue investigando toda la trama, la operación sigue abierta para identificar a los máximos responsables y beneficiarios de todas estas estafas y no se descarta que haya nuevas detenciones.