Periódicos nacionales afirman que los canarios sienten vergüenza de estos cuadros sobre la conquista de las Islas Canarias. Tanto que La Cámara se plantea cubrir los lienzos durante los plenos. Los dos enormes lienzos que presiden la sala de plenos del Parlamento de Canarias esta desencadenando una gran polémica por grupos con presencia en la cámara regional, están debatiendo su idoneidad, si deben ser retirados o cambiados de sitio. Estos lienzos son característicos por reflejar escenas de la conquista de Canarias por parte de los castellanos a finales del siglo XV. Para algunos grupos parlamentarios se trata de una autentica obra de arte, pero para otros una autentica ofensa al pueblo canario que hay que eliminar.

La mesa presidencial del Parlamento canario con los lienzos. MANUEL ARMAS.

El autor de la obra es Manuel González Méndez, creo los cuadros en el año 1906, el cuadro de la izquierda de la mesa presidencial se titula La entrega de la princesa y representa la cesión de la joven aborigen Arminda Masequera a los conquistadores. En el de la derecha, La fundación de Santa Cruz de Tenerife, soldados castellanos sostienen una cruz cristiana sobre unos atemorizados frailes.

Para el nacionalista Lorenzo Olarte estos cuadros son un reflejo vivo del exterminio de los guanches y su humillación a manos de los castellanos. quien cuando ostentaba el cargo de jefe del Ejecutivo, del año 1988 a 1991. Este nacionalista ya expreso su rechazo a los lienzos diciendo que “La entrega de la doncella al conquistador de las manos temblorosas de un anciano cubierto de piel de cabra se hizo para que fuera violada”
Y sobre el otro lienzo aseguro que “se ve al conquistador con la cruz, con su coraza de acero y una mano en su espada frente a los arrodillados franciscanos, como diciendo: ‘Aquí quien manda soy yo”.

Otras personas dejan las quejas de lado y aseguran que el lienzo de la princesa guanche, es un pasaje que refleja un hecho histórico que no se puede reescribir y que la entrega de la joven guanche a los castellanos no fue un agravio ni representa el exterminio, sino que plasma la importancia de la mujer en la sociedad aborigen canaria, “la depositaria de una herencia que asegura su continuidad como pueblo”.

Algunos políticos han hecho declaraciones sobre el tema como Noemí Santana, del conocido partido de izquierda de Podemos, justifica que se cubran los lienzos por reflejar “una parte muy triste de la historia de Canarias”. Por otro lado, el político Román Rodríguez, del partido político de Nueva Canarias, cree que el lugar en el que están los cuadros no es el más idóneo. Iñaki Lavandera, portavoz del partido socialista, considera que “aunque desde la ignorancia se pueden sacar conclusiones desafortunadas sobre los cuadros”, votará que se tapen. En cambio, para la política Cristina Tavío, del Partido Popular, es un disparate que se pretenda interpretar el arte desde la ideología. A ella los lienzos no la ofenden y dice que la reafirman como canaria.