Muchas chicas cada día se operan para verse más guapas y que los demás se fijen en ella, pero eso tiene un peligro muy alto, y que si algo sale mal, se puede llegar a pagar muy caro. Es lo que le paso a esta chica llamada Linda Pérez, era una chica preciosa con toda la vida por delante.

Pero ella quería tener más pecho, quería más. Durante la operación algo salio mal y fue trasladada de urgencia al Hospital de Miami, ingresó en coma y los médicos lograron salvarle la vida, así estuvo durante dos largos meses, hasta que consiguió despertar, pero ya no era la misma.

La chica ya no podía hablar ni andar, ahora tiene una vida total dependencia y su cuerpo se ha deteriorado muchísimo a consecuencia de las lesiones. Tras un mes más de ingreso fue trasladada a su casa, ahora una enfermera la cuida las 24 horas del día. Estas son sus imágenes del antes y el después. A veces la obsesión por tener un cuerpo perfecto se paga, nunca se sabe lo que puede pasar en un quirófano.