Muchas veces vemos a los personajes famosos, esas personas que aparecen en películas de éxito, en series o cantan tus temas musicales favoritos, personas que invaden desde carteles publicitarios o las portadas de las revistas y son tantas las veces que los vemos que empezamos a sentirlos como familia. Es algo normal, pero a algunas personas se les ha ido la cabeza completamente con esto.

Hay personas que no sabemos si por un problema de percepción o que se ve a si mismos como personas distintas a las que son creen muchas veces que son algo así como “hermanos separados al nacer” de personajes famosos a los que por una razón u otra idolatran. No me malinterpreten, cada uno es bello tal y como es, pero como suelen decir los mayores desde hace mucho con bastante sabiduría, las comparaciones son odiosas.

Como dos gotas de agua… ¿verdad?