Día a día nos vamos convenciendo más de que el perro es el mejor amigo del hombre, ya sea porque nadie como ellos para recibirte con toda la felicidad del mundo cuando llegas a la casa.

La lealtad de un perro va más allá de los estándares y esta historia lo prueba, ya que de todo lo malo que pueda pasar, siempre sabes que puedes contar con la ayuda de un fiel amigo canino.

Un día un hombre, su bebé y su mascota caminaban por las calles de su vecindario disfrutando del ambiente navideño cuando se encontraron con la temible presencia de una serpiente de cascabel, el hombre se dio cuenta muy tarde de su presencia y cuando menos lo esperaba la serpiente estaba a punto de atacar su hijo, pero para la sorpresa del dueño y los testigos que iban caminando por la calle, lo que sucedió es algo difícil de olvidar.

El perro llamado “Chief” decidió lanzarse directamente a la serpiente para evitar que atacara al bebé de su amo, así que la serpiente le clavó los colmillos en su hocico de una manera tan fuerte que el perro se sacudió varias veces antes de que la serpiente se soltara de su piel.

Ante tal escena el amo de Chief no dudó en llevarlo cuanto antes al veterinario más cercano, y en el camino al pequeño Chief se le comenzó hinchar el hocico y perdía fuerza poco a poco, el can pasó de estar tranquilo a ponerse un poco ansioso y trataron de calmarlo.

Cuando llegaron con el veterinario, éste ya tenía unos antídotos listos, le inyectaron uno al instante y esperaron unos pocos minutos, pero Chief no mejoraba, así que decidieron inyectarle una segunda dosis, esperaron otro tanto pero el perro se miraba muy decaído.

Su amo comenzó a temer lo peor y comenzó a perder las esperanzas al ver que su amigo Chief se le estaba muriendo frente a sus ojos. Al ver que el antídoto no funcionó, el veterinario le sugirió al dueño que simplemente pasara los últimos momentos de vida de Chief a su lado, porque era claro que el antídoto que se había aplicado no había funcionado.

Así fue como acomodaron a Chief en una camilla y lo dejaron sólo con su dueño, de acuerdo a lo que éste hombre narró, los últimos momentos de Chief fueron muy tranquilos y tuvo suficiente tiempo para acariciarlo y decirle que tanto el como su bebé lo iban a extrañar mucho que siempre lo llevaran presente. Así fue hasta que Chief dio su último suspiro y falleció.

El dueño quedó devastado pero con la certeza de que su querido amigo canino lo cuidó y que de no ser por él, probablemente su hijo hubiera sido quien no hubiera sobrevivido. El muchacho decidió poner en un rincón de su casa fotografías de su adorada mascota para nunca olvidarlo, mucho menos olvidar su valiente acción.