Este asunto lleva varias semanas en los titulares de los periódicos de nuestras islas, estas obras para realizar un enorme parque eólico en el municipio de Arico, se han tenido que parar por el hallazgo de un yacimiento arqueólogo histórico de nuestros ancestros. Hace uno días la consejera de Patrimonio Histórico del Cabildo, a informado que la empresa constructora del parque eólico La Morra, en Arico,  ha contratado a un arqueólogo para supervisar el movimiento de tierras.

Hay que recordar que estas obras han sido paralizadas de manera cautelar por la institución insular, todo ello tras comprobarse que se ha dañado el yacimiento arqueológico de Las Revueltas.

Estas obras se consiguieron paralizar gracias a la denuncia de un vecino, que desde ese momento se ordenó la inspección del Seprona, ordenando la paralización de las obras el pasado martes.

Según declaraciones del gobierno:

“Se paralizan las obras al menos hasta que se valoren los desperfectos por tocar el yacimiento tras la apertura de una pista, porque en donde irá instalado el aerogenerador no hay problemas, porque el proyecto en sí no afecta a ningún BIC (Bien de Interés Cultural), aunque es conveniente balizar o vallar la zona como medida de protección”.

Según los interesados el supuesto daño causado al yacimiento “es mínimo”, y que el arqueólogo contratado por la empresa debe hacer un informe valorando la afección que ha tenido el yacimiento, la recuperación del mismo y las medidas de seguridad para proteger el entorno.

Pero.. ¿Un arqueólogo contratado por la empresa?, ¿No sería mejor uno contratado por el gobierno?.