Una mujer australiana llamada Noela Rukundo que estaba casada con Balenga Kalala, fue secuestrada por un grupo armado. Este grupo fue contratado por su marido para asesinarla vilmente. Pero esta increíble historia no acaba aquí, porque todo acabó con su marido encarcelado por 9 años. Ella misma se presentó en su propio funeral.

El grupo armado cuando la secuestró le preguntaron “¿Qué has hecho para que tu esposo quiera matarte?” Ella no entendía nada, no creía posible que hiciese eso su propio marido, pero uno de ellos estaba hablando con un hombre por teléfono, ella escuchó a su marido diciendo: “Mátala” y acto seguido se desmayó.

Después de un rato se despertó y los secuestradores estaban hablando, solo querían quedarse con el dinero del marido, y hacer pasar a la mujer por muerta y fue así como lo hicieron.

Todo fue preparado muy fríamente, pusieron otro cadáver en el ataúd de la mujer, cuando estaba todo reparado en el funeral, la mujer estaba esperando muy cerca viendo el funeral en un coche aparcado a un lado del cementerio. Cuando el entierro término, de pronto sin que ella se diera cuenta, su marido apareció en la ventanilla del copiloto diciendo:

– “!Eres realmente tú! !Esto no puede ser!” – dijo.

– “Sorpresa. Aún estoy viva” -contestó Noela.

El hombre loco totalmente le dijo “Dios mío, amor. Perdóname por todo lo que ha pasado” Pero de nada sirvió, su mujer llamó a la policía, y fue inmediatamente detenido y puesto a disposición judicial y condenado por intento de homicidio a 9 años de prisión.