La modelo de tan solo 14 años de edad y origen ruso, Vlada Dziuba, murió la noche del 27 de octubre en una clínica de la ciudad china de Shanghái, donde fue trasladada inmediatamente desde los bastidores de un desfile de moda organizado por diseñadores de origen asiático.

Los médicos le realizaron múltiples exámenes y determinaron que la causa de la muerte fue una meningitis, y por la fatiga extrema a la que se vio forzado el organismo de Vlada, no pudo luchar contra el virus.

Oxana Dziuba, la madre de la pequeña, contó a los medios que cuando habló por teléfono con su hija ella lloraba debido a la fatiga insoportable que sentía, producto de jornadas de trabajo de 13 horas y falta de sueño.

La madre rogaba a su hija que fuera al médico, pero el contrato que firmó no incluía el seguro médico. Además, por si fuera poco la agencia china que contrató a Vlada para participar en la Semana de la Moda de Shanghái no respetó en ningún momento los términos firmados en ese contrato, ya que según el documento la modelo no debía trabajar más de 4 horas diarias.

Tras lo sucedido Moscú investiga las condiciones de trabajo que tenía la menor en la Semana de la Moda para esclarecer las responsabilidades oportunas.