Monique y Guirec son dos inseparables amigos que viven una auténtica aventura dando la vuelta al mundo en barco. Parece una historia de lo más normal hasta el momento, hasta que nos damos cuenta de que Monique es una gallina.

Es una historia de amistad verdadera ya que en los dos años que llevan en el mar han enriquecido una bella relación entre los dos a medida que recorren el mundo juntos a través de sus mares.

Él se llama Guirec Soudeé, tiene 24 años de edad y es el que realiza gran parte del trabajo a bordo del barco. Monique es su inseparable compañera de viaje quien pasa la mayor parte del tiempo admirando el paisaje y poniendo algún huevo de vez en cuando.

Él es de la Bretaña francesa, y ella de las Islas Canarias y su relación comenzó en mayo del 2014. Después de salir de las Islas Canarias, los amigos viajó a St. Bart, en el Caribe y posteriormente al Ártico en Agosto.

“Monique tan solo tenía alrededor de cinco meses cuando zarpamos y nunca había salido de Canarias. Yo no hablaba nada de español y ella no hablaba nada de francés, pero nos entendemos perfectamente”.

Guirec tenía planeado llevarse una mascota a su viaje para que le hiciera compañía, pero una gallina no rea su idea inicial. “Pensé en llevarme un gato, pero pensé que necesitaría muchos cuidados, y la gallina era una opción ideal ya que no necesita muchos cuidados y me proporcionaría huevos en alta mar”. Resultó ser la mejor opción.

Durante una semana Monique es capaz de poner hasta seis huevos, incluso si hace frío, incluso en Groenlandia estando más de tres meses sin sol.

La vida de esta simpática gallina es bastante cómoda en el barco de apenas 12 metros y de nombre Yvinec. Está paseando por la cubierta la mayor parte del tiempo, mientras que cuando el clima empeora Guirec la mete en el camarote.

“Al principio estaba preocupado por ella, porque parecía que podía caerse por la borda en cualquier momento, pero siempre recuperaba el equilibrio, es una amiga muy valiente. Ahora, cuando hay vientos fuertes tengo más cuidado y la meto dentro del camarote”.

Solo se han encontrado con un problema en esta magnífica aventura: las regulaciones de cuarentena de algunos países como Canadá. De momento no han tenido problemas, pero puede que en algún otro país no sea nada fácil.

“Monique es la compañera ideal para dar la vuelta al mundo, me sigue a todas partes, y no crea problema alguno. Todo lo que tienes que hacer es gritar su nombre y viene, se sienta encima de mí y me hace mucha compañía, es increíble”.