Sophia Wollersheim sabía desde la infancia que quería imitar a Brigitte Bardot y a Cher, en parte porque ambas tenían una cintura inusualmente delgada.

Con la edad, la chica se enteró de la picante verdad sobre cómo se logra llegar a esto, y a los 30 años decidió hacerse una operación. 46 cm de cintura y más de 130 mil seguidores en Instagram. La estrella alemana de un show en línea no insiste. Ella dice que tal vez sus ídolos no recurrieron a la cirugía plástica, pero ella no ve nada vergonzoso en esto.

Cuatro costillas inútiles menos y uno que otro detallito, y ahora ella se ha convertido en la feliz propietaria del cuerpo que tanto deseaba. Tanto si le gusta a la gente o no, hubo muchas personas que decidieron expresar su opinión al respecto.

A los molestos trolls que se destacan con sus críticas en las fotos en las redes sociales, Sophia les responde de manera simple y directa. “Es mi cuerpo y hago con él lo que quiero. Y a diferencia de los ciudadanos perezosos y miedosos, yo realmente cambio para mejor”.

Siempre habrá críticos y sería tonto dejarse llevar por lo que dicen. ¿Acaso los trolls tienen sentido común y capacidad de razonamiento?