Todas las alarmas saltaron cuando Zelimkhan Bakaev fue visto por última vez el día 9 de agosto en Grozny, Chechenia, conocido cantante POP, era “Sospechoso de homosexualidad” esta fue su sentencia de muerte, fue condenado a muerte, tras ser arrestado y torturado en un campo de concentración ilegal anti-gay.

Así están las cosas en la república de Chechenia, que forma parte de la Federación Rusa y donde la homofobia campa a sus anchas por todo el territorio, es triste pero real que en el siglo que vivimos y en el año 2017 todavía existan campos de concentración, en este caso campos anti-gays.

El gobierno local liderado por Ramzán Kadírov se ha dedicado presuntamente a crear un campo de concentración  para gays en el que los homosexuales son torturados y muchos asesinados, otros son obligados a abandonar el país.

Ramzán Kadírov de traje militar gris

Ante las acusaciones internacionales, negaron lo que todo el mundo sabe, y dijeron que en su país no existen los homosexuales, y que si hubiera alguno, ni la policía ni las fuerzas de seguridad tendrían que intervenir, ya que son las mismas familias las encargadas de erradicar esos impulsos.

La noticia de su muerte está corriendo como la pólvora por todos los medios Internacionales