La realidad que se viven en muchos países del mundo es verdaderamente un pena y una locura, como es el fenómeno de los niños brujos que está sacudiendo en África, la realidad que viven estos niños cuando son catalogados como “niños brujos” es muy cruel e inhumano, los torturan, muchos padres los echan de sus casas e incluso los asesinan, y es un fenómeno que no va a menos, cada vez más niños africanos son acusados de brujería y de provocar desgracias a su alrededor por solo existir y estar cerca. Organizaciones como Unicef y Save The Children ya han dado la voz de alarma ante estos increíbles y penosos hechos.

Las declaraciones de Kulumbu una madre del Congo dan verdaderamente miedo; según ella primero se le rompió la nevera; después enfermo y el médico no supo saber que le pasaba. Entonces se estropeó la picadora de carne, sufrió un accidente de coche, también se dio cuenta de que en casa desaparecía dinero. Fue en ese momento cuando supo lo que pasaba.

Foto: Gwenn Dubourthoumieu

Sus hijos eran brujos. Acto seguido esta madre congoleña llevo a sus hijos de 8 y 10 años de edad a un pastor pentecostal de Kinsasa y allí el pastor le confirmo sus peores temores, eran niños brujos por lo cual su madre termino abandonándolos en las calles en una ciudad de 8 millones de habitantes por la que deambulan 50.000 niños abandonados de los cuales un tercio han sido expulsados de sus casas por sus padres por ser niños brujos.

Foto: Gwenn Dubourthoumieu

Y no solo pasa en el Congo, miles de niños sufren idéntico destino en Sudáfrica, Nigeria, Gambia, Togo, Benín, Camerún, Sierra Leona, Angola, Ghana, Kenia, Tanzania… Países en donde hay una fuerte tradición animista (a todos los problemas se les atribuye un origen de un espíritu maligno, donde el poseído, es el paradigma de la maldad y causa de todas las desgracias).