Los propietarios de la guardería canina Braco’s vivieron el pasado miércoles uno de lo momentos más difíciles de su vida. Manuel y Gloria fueron los únicos vecinos de la cruz de Tejeda que no abandonaron el lugar al desatarse el incendio en los montes de Gran Canaria.

La pareja declaró que estuvieron media hora rodeados, dentro del incendio, de los cuales diez fueron críticos ya que había humo por todos lados y no se veían nada, sólo se escuchaba terribles crujidos.

Los propietarios decidieron no abandonar las instalaciones ya que con ellos se encontraban 30 canes de clientes de toda la isla. A pesar de tener dos furgonetas para poder dejar el lugar, habían perros más agresivos que otros y no podían meterlos a todos en los vehículos, así que decidieron meterlos a todos dentro de la casa repartidos en las habitaciones, cocina y baños. Lamenta que la lluvia llegó tarde, ya que está todo totalmente arrasado, afortunadamente el agua pudo refrescar la zona.