La tecnológica avanza y muy pronto veremos cambios importantes, uno de ellos será los camiones autónomos que se calcula que destruyan en torno a 4 millones de empleos, y no son los únicos, los trasportistas, empleados de banca y agentes de viajes según informes e investigaciones estarán en vías de extinción en las próximas décadas.

De momento la industria no puede crear vehículos 100% autónomos pero se calcula que con el rápido progreso del sector que para el año 2030 sea una realidad. Según el informe del Foro Internacional de Transporte (ITF), para el año 2030 podrían desaparecer 4,4 millones de puestos de trabajo de chóferes profesionales en Europa y los Estados Unidos (EEUU).

El progreso está muy bien ya que ayudara a bajar costes en los viajes, emitir menos CO2 y ser mucho eficiente en la carretera, bajando la siniestralidad, la cara negativa de todo esto es que la destrucción de puestos de trabajo y los problemas que tendrán aquellos camioneros que no puedan reciclarse a las nuevas tecnologías. Sin lugar a duda la era de los robots ya está aquí y ha venido para quedarse, lo que no se sabe a ciencia cierta que para con todo esto, ya que de momento los robots no pagan impuestos y si tanta gente se queda sin trabajo tan rápidamente, no habrá dinero para sostener la economía, definitivamente todo va a cambiar.