Este verano ha sido bastante movidito con el tema de vertidos de aguas fecales y las famosas microalgas, el 26 de abril el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ordenó el cierre del Confital por contaminación de aguas fecales, siguiendo recomendaciones de la sección del Gobierno de Canarias de Sanidad Pública.

En varios análisis realizados se detectó contaminación de aguas fecales, el origen de este vertido por el momento es desconocido. La bacteria que fue detectada era de tipo enterococos superior a 200 veces el límite permitido. A partir del 16 de junio se decidió retirar la bandera roja, ante los buenos resultados de los análisis realizados.

Pero el Gobierno de Canarias y el Ayuntamiento decidieron mantener las recomendaciones para no bañarse en la zona, hasta que los técnicos enviados localizasen el foco del vertido. Pero el dia 7 de julio se supo por una analitica realizada por Dirección de Salud de Gran Canaria que reflejaba niveles de aguas contaminadas por origen fecal por encima de lo normal, así que se tuvo que volver a poner bandera roja.

Desde esa fecha la playa sigue con la bandera roja y los técnicos intentando encontrar el foco de contaminación sin resultados. Aunque desde hace tiempo lleva la bandera roja izada en la zona muchas personas se siguen bañando en la playa.