Nuestras islas hoy en día son un sitio de ensueño, sin prácticamente peligros salvo los de una sociedad occidental actual, pero no siempre fue así, la piratería en las aguas de las Islas Canarias empezó en el primer tercio del siglo XVI, y se incremento mucho hacia el final, continuo sin parar durante los siguientes siglos XVII y XVIII y llego a su final en la primera década del siglo XIX.

Muchos fueron las naciones o potencias mundial que intentaban hacerse con este paso estratégico y sus recursos. Por países podemos destacar:

Los Holandeses

Se movían mucho por los botines prometidos, pero sus objetivos finales son claramente políticos y bélicos. En el año 1599 en holandés Pieter Van der Does fue el encargado de capitanear una de las empresas más grandes de la historia de las Islas Canarias: la ocupación, saqueo y incendio de la conocida ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.

Los Franceses

Estos fueron de los primeros en acosar y atacar a las Islas Canarias, debido a la gran enemistad de Francia con la España del rey Carlos I. Uno de los atacantes más famosos y más relevante fue Francois Le Clerc, apodado “pata de palo”, quien saqueo y quemo el puerto de Santa Cruz de La Palma en el siglo XVI.

Piratería Berberisca

En el siglo XVI aumentaros mucho las incursiones berberiscas a las Islas Canarias, sobre todo en las islas orientales que estaban más cerca de sus territorios. Esto pudo ser debido a incursiones de los Españoles en las costas africanas. Destacan por sus grandes fechorías en las islas, los piratas el “Cachidiablo” y “El Turquillo”, que este último ocupó Arrecife en Lanzarote en 1571, saqueando, incendiando todo y capturando un gran número de canarios.

Y como NO Los Ingleses

Tras la subida al trono de Felipe II la rivalidad con España se desata. Las islas Canarias se convierten en el blanco de los ataques de toda nave inglesa. Muy conocidos fueron los siguientes piratas:

John Hawkins (conocido en las Islas Canarias como Aquines, por su castellanización de su apellido) mantuvo muchas relaciones comerciales con algunos propietarios de las islas, a pesar de que también atacaba poblaciones junto al pirata Francis Drake.

Francis Drake fracasó en su intento de atacar en 1585 a Santa Cruz de la Palma. Igualmente fracasó en el ataque a Las Palmas de Gran Canaria y quiso vengándose atacando un poco más al sur de la isla, en Arguineguín, pero fue sorprendido y tuvo que huir con numerosas bajas.

También hubo piratas y corsarios de origen canario

Amaro Pargo. Este pirata natural en San Cristóbal de La Laguna en Tenerife, su verdadero nombre era Amaro Rodríguez Felipe y Tejera Machado, fue el corsario canario más conocido. En su época llegó a tener la misma reputación y popularidad que los piratas Barbanegra o Francis Drake.

Cabeza de Perro. Su verdadero nombre era Ángel García, era natural de Igueste de San Andrés en Tenerife. Este pirata fue un gran asesino y saqueador de barcos, murió ejecutado en Santa Cruz de Tenerife.

Simón Romero en el siglo XVII: Más conocido como Ali Arráez, natural de Las Palmas de Gran Canaria. Fue capturado mientras faenaba de niño, fue vendido en Argel y dedicado a la piratería. Compró su libertad y ascendió hasta Almirante de la Armada Argelina, obteniendo así un importante estatus.