Un indio muy sabio hablaba con su nieto bajo las estrellas sobre las cosas importantes de la vida. Aquel sería un día importante, ya que aprendería una lección que nunca jamás olvidaría.

Toda persona libra una lucha constante en su interior: una terrible pelea entre dos lobos. 
– ¿Dos lobos? – preguntó el niño con genuina curiosidad
Dos. Uno es el mal. Es el miedo, la ira, la envidia, el resentimiento, el orgullo, la codicia, el ego, la mezquindad, la arrogancia, la autocompasión y la culpa. Pero el otro lobo es bueno. ¡Es alegría, paz, amor, esperanza, bondad, generosidad, verdad y fe! – dijo el viejo indio.
Y… ¿qué lobo gana, abuelo? – Le preguntó el muchacho con los ojos llenos de emoción.
Siempre ganará el lobo que tú decidas alimentar… 

¿y tú qué lobo decides alimentar?

no te olvides de compartir este artículo para que tus amigos y familiares conozcan la parábola de los lobos.