Estas fotografías reflejan el daño al prestigio del turismo de Canarias, la triste improvisación municipal en el mantenimiento del Barranco de La Ballena. no consiguió funcionar de forma correcta en las redes de saneamiento urbano en Las Palmas capital.

El resultado de este nulo mantenimiento es una preciosa playa llena de aguas fecales y un olor que sorprendió y entristeció, tanto a turistas como habitantes de las cercanías. Los vecinos de la ciudad siempre han repetido que Las Canteras es una de las mejores playas urbanas del país. Y tienen razones para pensarlo. Porque es una playa con buen tiempo casi todo el año.

También es un lugar de la capital donde escapar del ruido y la gente, donde se detienen todos los relojes donde se puede hacer deporte cualquier día de la semana, llevando bañador, bikini o tabla de surf.

Fotografías extraídas de Abc.es

Una pena que se permita en esta preciosa playa un suceso tan triste y dañino para el turismo como la presencia de aguas fecales y mal olor.