Nuestras redes sociales

Canarias

La Guerra Biológica que acabó con la resistencia de los aborígenes canarios

Publicado en

hace

Durante bastantes siglos, el progreso de las potencias mundiales de la antigüedad se basó prácticamente en exclusividad en conquistar nuevos territorios de los cuales se sacan todo tipo de materias primas, y en el mejor de los casos crear zonas para comerciar con esos territorios.

Estos negocios y conquista se hacían a expensas de los aborígenes locales de las tierras conquistadas, los cuales prácticamente siempre acaban doblegados ante los invasores, ya fuera por las malas o con tácticas peores.

La antigua España no fue una excepción, y como super potencia mundial lo dejo claro en la conquista de América, todo pueblo que se le ponía por delante y no cooperaba era arrasado por los ejércitos españoles que no tenían prácticamente una resistencia real.

Estas tácticas no fueron solo usadas en el nuevo mundo. Las Islas Canarias una vez estuvieron pobladas por aborígenes que se opusieron a Castilla con uñas y dientes, esta conquista duro aproximadamente un siglo, y posiblemente se hubiera extendido mucho más en el tiempo si los aborígenes canarios no hubieran sido afectados por una extraña enfermedad, La llamada Modorra Guanche.

En el año 1495, unos 3 años después del descubrimiento de América, Canarias todavía no estaba enteramente bajo dominio de la corona de Castilla. La conquista del archipiélago empezó en el año 1405 por la isla de El Hierro, tan solo quedaba la Isla de Tenerife fuera del control de las tropas castellanas.

Estos aborígenes llamados guanches eran de origen bereber y obtuvieron una victoria rotunda en el 1494 contra las tropas de Alonso Fernández de Lugo al matar al 80% de las tropas castellanas que contaban con 2.000 soldados y 200 hombres de caballería.

El señor castellano Fernández de Lugo visto tal derrota y con los dientes rotos tras recibir una pedrada guanche, decidió retirarse a toda velocidad, en busca de refuerzos y rehacer sus tropas para volver a intentarlo. Este hecho quedo para la posteridad como la conocida como “La Matanza de Acentejo”, la cosa para las tropas guanches pintaba bastante bien, pero todo dio un giro dramático durante el invierno de 1495.

Las tribus guanches entre los años 1495 y 1496 se vieron afectados por una enfermedad muy rara que afecto prácticamente a todos los sectores de la población aborigen, dejando a la población muy diezmada. Esta extraña enfermedad cursaba fiebres altas con moquillo, dolores musculares, respiratorios y derrames internos, todo ello para acabar con una fuertísima somnolencia que acababa con la muerte del afectado en pocos días.

Tal fue la virulencia de esta enfermedad que la epidemia, de los 20.000 pobladores guanches, que más de la mitad se vieron afectados, murieron más de 4.000. Toda esta gente muerte fue un varapalo tremendo para la sociedad guanche, la cual vio sus efectivos de guerra muy debilitados y con una capacidad de respuesta ante la invasión mucho menor, los castellanos estaban tanto tácticamente como materialmente mucho mejor equipados para la guerra.

En diciembre del año 1495 los castellanos devolvieron el golpe a los guanches, matando a una fuerza de 1.700 aborígenes por la cual se llamó la “Victoria de Acentejo”.

A partir de esta derrota y con la enfermedad diezmando a la sociedad guanches, la población ya no levanto cabeza. La epidemia que para muchos era un castigo divino, mientras que para otros era el fruto insano de tantos miles de cadáveres pudriéndose a la intemperie, junto con una epidemia que sufrieron los perros de rabia, la siguiente hambruna, hizo que la isla quedara prácticamente despoblada de guanches. Ante esta situación provoco que los reyes o menceyes guanches se rindieran en marzo de 1496, dando así por terminada la conquista de las Islas Canarias.

Según estudios actuales, la llamada “modorra guanche” pudo haber sido un episodio de gripe especialmente virulenta trasmitida por las tropas españolas, por las cual los aborígenes canarios estaban totalmente desprotegidos tal y como pasaba en otras partes del mundo donde los europeos entraban en contacto con aborígenes (ver Fort Pitt o la guerra biológica contra los indios). Esta supuesta gripe tuvo una rapidísima dispersión, se complicó también con neumonías y encefalitis letárgica, lo que producía el amodorramiento hasta llegar a la muerte.

En definitiva, la llamada “modorra guanche” fue uno de los “regalos” que hicieron los europeos a los aborígenes habitantes de las Islas Canarias, y que como caballo de Troya hizo de las suyas, dando la victoria definitiva a los castellanos.

Tan solo así, los castellanos consiguieron acabar con una cultura, la guanche, que había permanecido aislada durante siglos y sobre la que, a día de hoy, hay más preguntas que respuestas. Preguntas que, perdidas en el baúl de la estulticia humana, difícilmente llegaremos nunca a responder.

Continuar leyendo
Publicidad
Haz click para comentar

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Canarias

Denuncian un vertido de aguas fecales en pleno paseo marítimo de El Médano en Tenerife

Publicado en

hace

Por

Seguimos para bingo, en pleno paseo marítimo de El Médano a la vista de todos los turistas de la zona, corre la mierda hacia el mar, procedente de una tubería, está provocando un enorme charco de mierda que emite un fuerte olor hediondo que se está propagando por toda la zona y a la vista de todos los turistas.

El Concejal en el Ayuntamiento de Granadilla de Abona y Coordinador Ciudadanos C’s Granadilla, Arquipo Quintero-Ruiz, ha publicado en su cuenta de facebook lo siguiente que le mostramos en la imágen, una verdadera hediondada tremenda.

Vídeo del paseo

Segundo vídeo

Continuar leyendo

Lo más visto esta semana