El Cabildo de Tenerife ha trasladado a la Guardia Civil el informe sobre la realización de una construcción de piedras en espiral en el Parque Nacional del Teide. La sección de Medio Ambiente del cabildo se ha puesto en contacto con el SEPRONA para tomar cartas en el asunto, según las Leyes de Ordenación del Territorio y de Espacios Naturales de Canarias, estas construcciones serían objeto de sanción.

Las multas irían desde los 6.010,12 euros hasta más de 601.011,79 euros. El Parque Nacional del Teide está totalmente prohibido por normativa cualquier acción que suponga “la alteración del relieve mediante excavación aterramiento u otras acciones”, así como el arranque, cogida, recolección o extracción de tierras, áridos, piedras, rocas minerales o cualquier otro tipo de material geológico”.

El Cabildo de Tenerife ha condenado los hechos al ser un atentado contra uno de los principales patrimonios medioambientales de la isla.