La Guardia Civil del Puesto Principal de Vecindario, en Gran Canaria, ha investigado el pasado día 23 del mes en curso a una persona de nacionalidad extranjera e iniciales M.R. como presunto autor de un delito de receptación, al adquirir un teléfono móvil que había sido previamente sustraído.

A raíz de la denuncia de la víctima, que denunció que el pasado día 8 del presente mes alguien le había hurtado en un despiste su teléfono móvil en una cafetería, los agentes del Área de Investigación comenzaron las pertinentes pesquisas para localizar al presunto autor del delito.

Sin embargo no pudieron localizar al autor del hurto, pero sí a la persona que adquirió de forma ilegal el teléfono en cuestión, lo cual está considerado como un delito de receptación.

Imagen de Francis Silva

Delito de receptación
La compra de productos sustraídos, además de constituir un posible delito de receptación –penado con penas de prisión de 6 meses a dos años-, podría incentivar la comisión de este tipo de hechos delictivos.

IMEI
Es un número único de 15 o 17 cifras que permite identificar de forma plena cualquier terminal móvil asociado a una red. El mismo permite funciones como el bloqueo de terminales móviles en caso de robo o pérdida, para lo cual solo tenemos que notificar el IMEI del teléfono móvil a nuestra operadora de telefonía para que proceda a su bloqueo.

Dicho código es fundamental por tanto a la hora de presentar una denuncia en dependencias policiales, junto a la correspondiente factura de compra del mismo; suele venir impreso en una etiqueta blanca debajo de la batería del teléfono o, en cualquier caso, lo podemos obtener tecleando la combinación *#06# en el mismo.

El investigado ha quedado a disposición del correspondiente Juzgado, en funciones de guardia, de la localidad de Maspalomas.