Desde hace meses los catálogos de viajes a Canarias de operadores turísticos europeos no mienten. Viajar a Turquía estará un 5% más barato, mientras que viajar a Canarias será de media un 20% más caro de media que en las vacaciones de verano pasadas.

A pesar de que los hoteles no se han renovado apenas en nuestras islas, los precios siguen la tendencia de subir según quejas del sector turístico de Alemania. Como comparativo que realizan empresas desde Alemania, se pueda disfrutar de unas vacaciones un hotel de cinco estrellas en Zanzíbar, Tanzania, por 778 euros una semana. Mientras que disfrutar en Canarias de un hotel de cinco estrellas ronda los 806 euros de media.

Este aumento del precio de los hoteles en Canarias está creando gran indignación no solamente entre turistas sino entre empresas de viajes y clientes de varios países, principalmente en Alemania. Los empresarios hoteleros aprovechan las desgracias en varios países como Túnez, Francia o Turquía para vender las Islas Canarias como área refugio del turista solvente.

Las reservas de hoteles en Enero de 2017 en Canarias llegaron al 100%, siendo un récord histórico.

Según varios medios de Alemania y Bélgica el problema se debe a que hay operadores turísticos europeos que han comprado hoteles a bajo precio en las islas, en algunos casos con créditos del BEI, para asegurarse la cobertura de camas. Los que escapan a ese control de las camas y se han renovado suben precios. Y los que no han mejorado sus infraestructuras en los últimos años, también. De ahí, la burbuja que hace que estar de vacaciones en las Islas Canarias sea un lujo este año.

Los más afectados son los operadores turísticos mayoristas como TUI, Thomas Cook, Alltours o FTI, que no encuentran espacio donde colocar sus ventas con calidad.  Según varios mayoristas la compra anticipada de vacaciones a Canarias ya no garantiza buenos precios al turista que nos quiere visitar.

Que nuestra tierra sea un destino de gran interés y que no queden camas para alojar a más turistas es una gran noticia, pero que esto esté controlado y regulado por empresas turísticas extranjeras sin control por parte del Gobierno Canario, puede que nos repercute negativamente en nuestro turismo tan necesario.