Hoy en día hemos llegado a tal nivel de insensibilidad que para hacernos sentir algo de miedo o asco practicamente tienen que llegar a la tortura física y mental. El cine e Internet han hecho que muchas personas estén acostumbradas a ver cosas terroríficas tan a menudo que han perdido su capacidad de asustarse, y es que casi siempre la realidad es más horrible que cualquier ficción. Excepto en el interior de esta ·casa del terror” donde absolutamente todo vale.

Todos los valientes al menos una vez en la vida nos hemos atrevido a entrar a un casa del terror, ya sea de las típicas que había en las quermeses de secundaria hasta las más elaboradas en un parque de diversiones y si crees que ya lo has visto todo ¡Estás muy equivocado!

En San Diego podrás encontrar la casa embrujada McKamey Manor la cual se categoriza como la casa más extrema del mundo. Para poder entrar a esta atracción se te pedirá firmar una cláusula aceptando el riesgo y dejando “tu vida en sus manos”.

La atracción tiene dos tipos de recorridos y se va avanzando conforme vayas cumpliendo ciertas actividades: un recorrido “corto” de 4 horas y el completo de entre 7-8 horas aunque nadie ha logrado completar un recorrido hasta hoy en dia. Cabe recalcar que siempre habrán expertos monitoreando los recorridos en caso de que ya no puedas mas y tengas que abandonar la atracción.

Algunos de los requisitos que se piden son que seas mayor de 21 años, llevar ropa que no importe si se ensucia o se rompe, no tener alguna condición como claustrofobia, problemas respiratorios o cardíacos etc para mas detalles pueden en la página web de McKamey Manor y leer las condiciones.

Recientemente Russ McKamey, dueño de esta atracción, tuvo que cambiar sus políticas y “suavizar” un poco más la casa embrujada ya que los participantes duraban muy poco tiempo en ella. “Es tal la sensación de pánico que hombres tan acostumbrados a niveles de estrés altos como los Marines apenas han podido durar más de media hora en su interior” afirma el dueño.

Que tal… ¿Te animarías a entrar, o quizás es demasiado para tu mente?