Nuestras redes sociales

Canarias

Isla de Lobos un oasis natural protegido que es un paraíso terrenal

Publicado en

hace

El islote de Lobos es una pequeña isla del océano Atlántico, al norte de Fuerteventura. Es también una pedanía del municipio de La Oliva, en la provincia de Las Palmas, Islas Canarias. Se trata de un islote de unos 4,5 km² situado al noreste de la isla de Fuerteventura. Separados por el estrecho de la Bocaina, cuya profundidad no excede de los 30 metros.

La isla puede ser vista con claridad desde Corralejo. Su nombre se debe a que en el pasado habitaban en la isla focas monje o fraile del mediterráneo (conocidas también como lobos marinos), ahora en peligro de extinción. Los pescadores eliminaron la especie, ya que pensaban que su voracidad reducía los recursos marinos de la zona. Cada uno de estos animales necesitaban entre 30 y 40 kg de pescado al día. Se están realizando esfuerzos de reintroducción de los lobos marinos, a pesar de la negativa de los pescadores.

La pequeña isla se encuentra protegida en su totalidad y forma el Parque Natural del Islote de Lobos. Alberga más de 130 especies vegetales y varias especies de aves, destacando la gaviota argéntea, la avutarda (en determinadas épocas del año) y la pardela cenicienta. Los fondos marinos son área de reserva submarina y contienen una gran riqueza ecológica. Su máxima altura se localiza en La Caldera, conocido como El Filo La Herradura, a 127 msnm.

Vídeo del equipo de Macaronesia sobre la isla de Lobos.

Continuar leyendo
Publicidad
Haz click para comentar

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Canarias

La historia de Canarias que todo canario debería de conocer

Publicado en

hace

Por

Conocer la historia que rodea a un pueblo siempre es algo espectacular, entender como empezó todo y comprender el desarrollo del tiempo en un lugar, es algo que todo el mundo debería de saber. Por eso en este artículo queremos que aprendan la historia más destacada de nuestro pueblo.

Los Guanches y el periodo Pre colonial:

En la actualidad se considera la población aborigen de Canarias originaria de los pueblos bereberes del norte de África.

El término guanche es usado para referirse a los antiguos habitantes aborígenes de la isla de Tenerife, aunque se utiliza también para referirse en general a toda la población antigua de las islas Canarias, pues cada isla tiene su término especial. Estos habitantes poblaron las islas antes de la conquista castellana. Antes de que llegara la nobleza junto con la corona a tomar posesión de sus tierras. La conquista se debió en dos etapas que nombraremos más adelante.

El que el término guanche haga referencia a todos los habitantes aborígenes de la región de Canarias es porque la población de Tenerife, ha sido la más estudiada gracias a que los conquistadores castellanos relataron más sobre la historia de esta población.

Según indican, la población guanche debió llegar a la isla de Tenerife entre un periodo antes del siglo V a.c. y el comienzo de la Era Cristiana. Estos pobladores permanecieron en la isla por al menos dos mil años hasta que en el año de 1496 las tropas castellanas los sometieron.

La población general en las islas canarias antes de la conquista por parte de los europeos, se conocían como los Guanches. Estos habitantes de Canarias tenían relación con los antiguos berebere del norte de África.

Estos pobladores se dedicaban principalmente a la agricultura, recolección de frutos y bayas, pastoreo y marisqueo en las costas.

Los guanches encajan bien entre los pueblos de la Edad de Piedra debido a la tecnología encontrada por los arqueólogos y actuales pobladores de las islas. Estos artículos utilizados por los aborígenes dan a conocer su relación con los bereberes del norte de África, su principal problema para realizar otros instrumentos fue la inexistencia de materias primas en su tierra, como la falta de metales. La industria de los guanches está basada principalmente en el uso de huesos y piedras, además de trabajos realizados con madera y alfarería que hasta los tiempos de hoy se sigue encontrando en la cultura canaria.

Estos aborígenes habitaban en cuevas naturales pero algunos labraban su hogar en tobas volcánicas. Se conoce que también construyeron chozas de piedra. Cada quien se agrupa de acuerdo a las cavidades entre rocas o según las chozas que construían. Su preferencia era vivir en las laderas de barrancos y en los acantilados costeros.

La población guanche demostró su fuerza de lucha y lo bien adaptados que estaban al ambiente de las islas, lucharon contra los conquistadores. Sus armas fueron las lanzas, las mazas, piedras arrojadizas y venablos. Como escudo utilizaron sus propias vestimentas que amarraban en su brazo a modo de que este se cubriera por completo. También implementaron como escudo el uso de rodelas hechas de madera de drago. Desde muy temprana edad los guanches eran educados en artes de guerra, se les enseñaba a esquivar proyectiles y lanzar.

Conquista:

Canarias fue conquistada entre 1402 y 1946. La conquista no fue una tarea fácil, hubo una gran resistencia por parte de los aborígenes de algunas islas.

Actualmente se describen dos periodos para el estudio de la conquista de Canarias, estos son:

Conquista señorial: Esta es la conquista que llevó a cabo la nobleza para su propio beneficio sin alguna relación con la Corona, quien les otorgó el derecho a conquistar las tierras a cambio de hacer un pacto de vasallaje de la nobleza hacia la Corona. Esta conquista abarca la conquista Bentacuriana o Normanda, que llevaron a cabo los nobles Jean de Bethencourt y Gadifer de la Salle en el año 1402 y 1405, estos nobles conquistaron las islas de Lanzarote, Fuerteventura y El Hierro. Hay otra fase en esta conquista, llamada la Conquista Señorial castellana que la llevaron a cabo los nobles castellanos mediante cesiones, compras y matrimonios y fueron las primeras islas conquistadas a las cuales también se incorpora la isla de La Gomera allá por 1450.

Conquista realenga: Esta es la otra parte de la conquista de las islas Canarias, que fue llevada a cabo por la Corona de Castilla, fue en el reinado de los Reyes Católicos, los mismos que financiaron la conquista de las islas Canarias que aún no habían sido conquistadas, estas son: Gran Canaria, Tenerife, y La Palma. La conquista terminó con la posesión de la isla de Tenerife, incorporando el archipiélago Canario. Esta conquista realenga tuvo lugar entre los años de 1478 y 1496.

Batallas durante el periodo de conquista

En el año de 1464 el señor de Canarias, Diego García de Herrera, realizó el primer intento de conquista, pero se detuvo al evidenciar que se encontraba en inferioridad, por ello decido hacer la posesión llevando a cabo un acto simbólico conocido como el Acta del Bufadero.
La primera batalla entre los aborígenes y los conquistadores es conocida como la Matanza de Acentejo. En la que los guanches cercaron a los castellanos y los de derrotaron por completo. Luego de ocurrida esta batalla, los que sobrevivieron regresaron al campamento para embarcarse hacia la isla de Gran Canaria.

Otra batalla es librada en las proximidades de Gracia, llamada la batalla de la laguna un 14 de noviembre. En este enfrentamiento los guanches no tuvieron oportunidad los guanches y fueron derrotados por los castellanos, muriendo Bencomo y su hermano, el primero conocido por formar una alianza con los mentecatos para enfrentarse contra los conquistadores.

Cuando finalizó esta batalla, los conquistadores se dirigieron al campamento en Añazo resistiendo los problemas de avituallamiento que hacen posponer la campaña. En ese tiempo los conquistadores castigaron a los aborígenes sometidos y otros bandos próximos de Tegueste y Tacoronte.

La tercera batalla se denomina la batalla de la Victoria de Acentejo. En esta resultaron vencedores los europeos. Hicieron los conquistadores un nuevo campamento en Taoro y los guanches se encontraban más débiles. Es cuando finalmente en el año de 1496 los menceyes terminan la guerra y deciden realizar el acto conocido como Paz de los Realejos.

Continuar leyendo

Lo más visto esta semana