Si bien no son tan habituales, las relaciones homosexuales entre leones están documentadas por biólogos desde hace años, al igual que en muchas otras especies animales. Estos leones fueron avistados en la reserva de Masai Mara y sus fotos manteniendo sexo se volvieron virales.

El problema no son los leones, sino el gobierno de Kenia, concretamente el doctor Ezekiel Mutua, director ejecutivo del Instituto gubernamental de Clasificación de Películas de Kenia, que dijo: “Estos animales necesitan terapia porque probablemente fueron influidos por gays que visitaron el parque nacional y se comportaron mal. Deben haberlo copiado de algún lado o es demoníaco, porque estos animales no miran películas”, afirmó.

Mutua está convencido de que la homosexualidad es “una fuerza demoníaca” y los demonios “también poseen a los animales”. El funcionario realizó una última insólita propuesta: “Deberíamos aislar a esos locos animales gays y estudiarlos porque no es normal”.