Agentes de los Mossos de la Unidad de Investigación de la comisaría de San Andrés han detenido esta mañana tres hombres, dos de nacionalidad rusa y uno de nacionalidad moldava, en relación con el robo en el barrio de San Andreu de una silla de ruedas eléctrica que utilizaba un niño menor de edad.

El pasado miércoles 24 de octubre, una mujer denunció a los Mossos que le habían sustraído la silla eléctrica de su hijo. La denunciante explicó que la noche del 23 de octubre había dejado la silla en el rellano de casa atada con un candado y conectada a la corriente como lo hacía habitualmente. Al día siguiente cuando fue a buscarla se dio cuenta que le habían sustraído y que habían roto el candado.

Con la información que aportó, entre la que había varias fotografías de la silla, los mossos iniciaron una investigación. Una vecina les indicó que tenía sospechas de que la silla estaba a la venta por internet a un precio de 1.000 euros.

Las gestiones realizadas por los investigadores permitieron identificar y localizar a los autores del robo que hoy han quedado detenidos. Se da la circunstancia de que los detenidos son vecinos del inmueble donde vive el menor que estarían ocupando uno de los pisos. La investigación continúa abierta para esclarecer los motivos del robo.

Los agentes con el niño, una vez devuelta la silla

Compartir