Los perros, los gatos y las mascotas en general suelen ser curiosos y traviesos la mayor parte del tiempo, nunca pueden quedarse quietos y la mayoría de las veces meten sus narices donde no se les ha perdido nada.

Lo peor del caso es que casi el 99,9% por ciento de las veces logran salirse con la suya, inclusive hasta cuando los descubrimos, pero es que cuando colocan sus pequeños rostros con esos ojos y demuestran ese sentimiento de culpa y arrepentimiento es imposible no perdonarlos.

A pesar de que nuestras mascotas son traviesas y a veces nos sacan de quicio, no podemos negar que siempre están allí para sacarnos una sonrisa y por sobre todas las cosas, se convierten en nuestros compañeros de vida

No podemos dejar pasar por alto este tipo de situaciones tan chistosas y conmovedoras en las que se meten. Además de que es imposible regañarlos cuando hacen este tipo de cosas:

Ant1 de 11

Compartir