Increíble pero cierto, el tesorero de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (APMA) de un colegio de San Sebastián en el País Vasco ha admitido haberse gastado a lo bestia, en tan sólo 9 meses, casi 229.000 euros de este organismo en juego y drogas.

La Fiscalía de Guipúzcoa ha reclamado cuatro años de cárcel para este hombre por un delito de apropiación indebida. El presidente del AMPA ha asegurado que la asociación se ha quedado sin fondos en sus tres cuentas, incluida una que era “intocable” la partida destinada a sufragar los estudios de alumnos huérfanos.

“Mi día a día era comprar la droga y después refugiarme en cualquier local de juego, me los conocía todos” ha admitido el hombre, que NO podía parar. El hombre ya perturbado decidio ir a una amiga psicóloga que lo deribo su doctora de cabecera y ésta a su vez le dirigió al servicio de psiquiatría, tras lo que ingresó en la Asociación Guipuzcoana de Investigación y Prevención del Abuso de las Drogas y se descubrió la estafa que también le costó su matrimonio.

Compartir