Cuando nos ponemos a revisar la historia de distintas épocas nos puede resultar increíble observar usos y costumbres radicales y extremas. Tal es el caso de las personas con capacidades diferentes, mismas que en la antigüedad no solo eran tratadas como fenómenos raros que servían para entretener a los demás, sino que incluso, fueron usadas por la iglesia para probar la existencia de Satanás.

Alice E. Doherty.

Humanos que la iglesia usó para probar que satanás existe iglesia Esta mujer era conocida como “El bebé de lana de Minnesota” debido a la cantidad inmensa de cabello que tenía y su aspecto tan parecido a la lana.

Ella Harper.

Conocida como “La Chica Camello” por la extraña forma de sus piernas.

Las Mellizas de Yucatán. satanas

Estas dos hermanas recorrieron México y varias partes de Latinoamérica como el centro de atracción de un circo.

El Alfiletero Humano.

Te enseno Lo único que podemos decir es: AUCH.

Annie Jones Elliot, “La mujer barbuda”.

Nació el 14 de julio de 1865 en Virginia, Estados Unidos. Durante toda su vida se dedicó a ser una de las atracciones principales en un circo. Ella sufría de hirsutismo, que es una condición genética que puede afectar a niñas y niños pequeños, lamentablemente no tiene cura.

John Jennings, “El Sansón”.

Nació en 1845, se dice que sufrió un terrible accidente en el circo de Tyrone, Pennsuylvania, aunque su última participación fue con Ringling Brothers.

Blanche Dumas.

Ella vino al mundo con una tercer pierna y “partes privadas” dobles, esto le valió convertirse en un personaje mundialmente famoso. prueba dios

Eli Bowen, la “Maravilla sin piernas”

Impresionó a su público con piruetas, caídas y acrobacias que realizaba a pesar de no tener piernas. Portador de focomelia, una enfermedad genética popularmente conocida como “miembros de foca”, vivió hasta los 79 años de edad.

Lucía Zárate, la “Mujer más pequeña”.

Enferma de enanismo osteodisplásicomicrocefálico tipo II, Lucía nació en la ciudad de San Carlos, Veracruz, en México, en el año de 1890. Logró convertirse en una persona adulta completamente desarrollada pero mantuvo su diminuto tamaño y no llegó a pesar más de 2.1 kg.

Joseph Merrick.

Conocido como “el hombre elefante” por las deformaciones que tenía en su rostro y que simulaban la trompa de un elefante. La historia cuenta que nació como un niño normal, pero a los 3 años se le comenzó a hinchar la cara causándole severas deformaciones, ya cuando cumplió 12 su rostro era tan grande que su padre lo corrió de la casa por miedo.

Edouard Beaupre

Llamado “el fenómeno gigante de la naturaleza”, quien cambió si nombre a “hombre fuerte”. Fue el mayor de 20 hermanos, fue el único que creció anormal. Fue uno de los hombres más altos de todos los tiempos.