Un tema bastante controvertido sobre la memoria histórica, pero es que hay miles de desaparecidos que fueron asesinados y tirados a pozos, cunetas y otros lugares para que nunca fueran encontrados, este es el ejemplo del pozo de Tenoya en Arucas en Gran Canaria. En un principio creían que no encontrarían nada, pero la excavación arqueológica ha dado un vuelco total.

Tras encontrar unos huesos en las dos galerías laterales, las expectativas parecían que se habían desinflado en los primeros metros del pozo, no aparecía nada más, pero era una falsa alarma, siguieron excavando y han encontrado de todo, ya hay al menos restos de 10 individuos que fueron asesinados.

Los huesos estaban a 5 metros más debajo de la galería Norte, a una profundidad de unos 39 metros, muchos de los expertos han confesado que llegaron a pensar que no encontrarían nada más que unos pocos huesos al principio, pero se equivocaron. Pero lo curioso es que no han aparecido los cráneos de ninguno de los individuos asesinados, han aparecido vertebras, costillas, humeros, perones, dientes sueltos y hasta dos mandíbulas, unas 30 a 35 piezas, habrá que esperar a un estudio mucho más avanzado para determinar cuántos individuos son y concretar. Pero según los vecinos del lugar allí hay entre 30 a 50 personas que habrían sido arrojadas a este pozo víctimas de la salvaje represión franquista del año 1937.

Según los expertos se podrían cavar 8 o 9 metros más hasta llegar al suelo del pozo, pero hay un problema el contrato vence este mismo martes. Dadas las grandes expectativas de esta excavación siga dando frutos y encontrado restos de personas, el Cabildo de Gran Canaria ha dado luz verde a un nuevo contrato de 1 mes y medio más, para el vaciado total del pozo.