La Hacienda Española empieza a perseguir e investigar las viviendas turísticas en Canarias. La Agencia Tributaria ha empezado a cruzar datos a través de listados de buscadores de Internet viendo variables como semanas en alquiler y precios.

La cantidades que parece que está reclamando por ahora Hacienda son limitadas, pero se trataría del primer control fiscal del sector para dueños que no estén dados de alta en las administraciones pertinentes. Un grueso bastante importante del sector de alquiler vacacional está fuera del control tributario, lo que supuestamente está generando una competencia desleal sobre hoteles, apartamentos, así como otras viviendas vacacionales legales, aunque en Canarias viviendas vacacionales legales en sí hay muy pocas en comparación con el grueso general, ya que la legislación vigente parece presuntamente estar realizada a favor del lobby hotelero y no permite dar de alta una vivienda en condiciones normales, es prácticamente imposible. Por tanto la gran parte de ciudadanos están sin permisos pertinentes, no porque no quieran sino porque no pueden.

Las leyes canarias del sector han sido recurridas al Supremo por el gobierno autónomo tras quedar sin efecto ante los tribunales ordinarios. Asociaciones como la Asociación Canaria del Alquiler Vacacional lucha en los tribunales para que el Gobierno de Canarias deje de legislar presuntamente a favor de los lobbies hoteleros y si a favor del interés general de los ciudadanos.

Hacienda ha tomado el camino corto y directo para empezar a sacar datos, ha ido directo a los buscadores de todo Internet cruzando datos con sus bases de datos de (IBI, AIE, IGIC y la Renta) averiguando los ingresos potenciales no declarados al fisco por dueño del piso acorde a las semanas de ocupación que tienen en sus perfiles.  En caso de sanción por parte de Hacienda el dueño de la vivienda tendrá que darse de alta en el IGIC, poner sus cuentas al día con Hacienda y si quieres seguir alquilando, tendrá que operar como una actividad extrahotelera.