Cuando quería conquistar a la chica de sus sueños en la secundaria, ella se burló de él y lo rechazó por ser “demasiado flaco”. Él nunca olvidará el sentimiento de humillación y tristeza que sintió en ese preciso instante. La época del colegio pasó así: llena de burlas, apodos hirientes y malos ratos, y todo por ser delgado. Hoy, a sus 23 años este chico decidió cambiar para siempre su vida porque ya está cansado de que todos lo juzguen por su apariencia.

Así lucía Jimmy durante casi toda su época de colegio.

En más de una ocasión vivió el rechazo en carne propia por ser “demasiado flaco”. Aparte del eterno buylling de parte de sus compañeros, Jimmy quería enfrentar la realidad y cambiar la manera en la que él mismo se veía.

A los 17 años se dio cuenta que realmente era tiempo de dar un giro de 180º y comenzar una nueva etapa.

Cansado de las burlas, el chico aceptó que tenía que dejar de lado las fiestas, el alcohol y las ocasionales drogas para hacer ejercicio y mantener una vida lo más sana posible.

“Estar ebrio muchas veces hizo que viviera mi vida más infeliz de lo que pensé, no tenía un objetivo de vida y tuve que cambiarlo todo”.

Es así que Jimmy comenzó a practicar rugby.

Y poco a poco se fue acostumbrando a una vida mucho más saludable. Él cuenta que la novia con la que estuvo durante su “transformación” se quejó en varias oportunidades de las horas que pasaba en el gimnasio. Y todo terminó el día que le canceló una cita para encontrarse con su nutricionista y formar un nuevo plan de alimentación.

Al dejar de lado los carbohidratos que estaba acostumbrado a comer siempre, los cambios empezaron a florecer.

Cuando llegó a la universidad, Jimmy se propuso seguir entrenando y mantenerse en forma.

Después de seis largos años de gran esfuerzo, hoy está así:

Al mismo tiempo, el joven se convirtió en entrenador personal y también compite en los concursos de fitness en Inglaterra.

Jimmy concluyó diciendo que esta experiencia le ha cambiado la mentalidad y la vida en general para siempre.

Espera que con su historia inspire a otros a seguir el camino que él mismo tuvo que recorrer para “madurar y avanzar como persona”.

Bromeó diciendo que por ahora no quiere tener novia porque cada que va a citas lo único que le preguntan es sobre su cuerpo y eso le parece “superficial”.