Existe un refrán en España que dice “de lo que veas, la mitad te creas”, supongo que tendrá muchas otras versiones en diferentes países, pero el mensaje viene a significar siempre lo mismo: Nuestros sentidos nos pueden engañar y más de lo que nos pensamos. Y es que tendemos a pensar que si hemos visto algo con nuestros propios ojos nada ni nadie nos puede decir que eso no sea cierto.

En parte tenemos razón, pero claro, no es lo mismo ver algo, que creer haber visto algo. Hoy os traemos unas imágenes que van a poner a prueba vuestra capacidad de observación y os aseguro, que en más de una ocasión, vais a tener que mirar 2 veces la imagen para cercioraros de que es cierto lo que ven vuestros ojos.

Ya os decimos nosotros que no lo es, son todas una serie de cómicas y desafortunadas (o afortunadas, según se mire) casualidades que han dado lugar a esta especie de ilusiones ópticas. El primer vistazo sorprende, pero el segundo es cuando te ríes al comprender que es lo que está sucediendo en realidad.