Según fuentes oficiales, la explosión se produjo en la estación de metro Parsonas Green a primera hora de esta mañana. Hay varios testigos que aseguran haber visto heridos después de que explotara un bote de color blanco. Según afirmaban los testigos en las redes sociales, algunos de ellos tienen quemaduras en la cara y en el cuerpo.

Por el momento las autoridades de Londres han cortado el servicio de metro entre Earls Court y Wimbledon. Los efectivos de la policía metropolitana, especialistas en artefactos explosivos y servicios médicos ya se encuentran en el exterior de la estación.

Según las primeras investigaciones y declaraciones de los testigos, todo apunta a que se trataría de una pequeña explosión después de que se haya incendiado un recipiente de color blanco que se encontraba dentro de una bolsa de una tienda de alimentos.

Hubo una nube de humo y la gente se bajó de la estación gritando por el miedo. A la gente se le pidió por megafonía que no abandonara la estación antes de que hubiera una evacuación organizada para evitar problemas.