La violencia, venga desde donde venga es horrible. Todas las vidas valen lo mismo, pero parece que aun hay personas que se niegan a verlo de esta manera. Todos los seres humanos tienen derecho a que, cuando suplican la protección de las fuerzas del orden éstas le protejan. Éste hombre suplicó que la policía le protegiera de su esposa y ellos se rieron de él en su cara y las consecuencias fueron fatales.

El hombre intentó denunciar a su pareja, pero en la comisaría lo trataron de “maricón”. Sus compañeros de trabajo afirmaron que iba golpeado y con moretones. Su familia dice que ella era celosa.

Un hombre murió en San Juan luego de ser apuñalado en el pecho por su esposa, quien fue acusada de maltratarlo y planificar su muerte. La víctima, identificada como Alfredo Turcumán, de 28 años, agonizó durante ocho días en el Hospital Guillemo Rawson, tras recibir el ataque cerca de la tetilla izquierda y a la altura del corazón.

Turcumán había denunciado en reiteradas ocasiones hechos de violencia, pero al ingresar al centro médico, dijo que la herida se la había provocado él, en un accidente doméstico mientras manipulaba un cuchillo Sin embargo, a la Policía le pareció sospechosa la situación e inició una investigación donde interrogó a los familiares del herido quienes acusaron a la esposa, Claudia Moya.

En este sentido, contaron que se habían casado hacía pocos meses y calificaron a la relación de enfermiza.

Agregaron, además, que la mujer lo hostigaba y agredía de manera permanente.

Uno de sus hermano, confesó al Diario de Cuyo que “la mujer tenía unos celos muy enfermizos contra la hija de él. Muchas veces fue golpeado y en la comisaría le pidieron que ‘no fuera maricón’”.

Sobre esta declaración, el Ministerio Público iniciará una investigación interna.

“Desde la oficina de Control de Gestión, hemos realizado una investigación interna para determinar qué fue lo que sucedió”, dijo a Cadena 3 la fiscal Claudia Salica.

La familia indicó también que hasta los compañeros de trabajo lo veían golpeado y con moretones. El juez de instrucción Benedicto Correa ordenó la detención de la mujer y caratuló la causa como homicidio agravado por el vínculo.