En uno de esos golpes que de pronto da la suerte, un hombre en Escocia salió a dar un paseo para usar el detector de metales que había comprado por diversión y regresó a casa convertido en millonario… ¡Así de simple! Antes de que salgas corriendo a comprar tu detector, primero termina de leer este post, para que te animes más.

Para muchos, el tener un detector de metales se ha vuelto un pasatiempo y de pronto encuentran alguna moneda, una cuchara o un viejo teléfono celular por ahí, y Derek McLennan es uno de estos fanáticos. Por suerte para él, su hobbie le redituó una considerable suma de dinero…

Durante un paseo por el suroeste de Escocia, Dereck se topó con un área en la que su detector literalmente se volvió loco, indicando que había “algo”. ¡Se encontró con la mayor colección de objetos vikingos en la zona de Bretaña, que datan del siglo X aproximadamente! Halló más de cien objetos en este increíble tesoro.

Dereck entregó los objetos al gobierno, que tiene un departamento especializado en la “Recolección de Tesoros” y de ahí pasaron al Museo Nacional de Escocia, donde serán expuestos una vez que sean analizados y catalogados. A este respecto, la esposa del afortunado paseante comentó:

“Estamos honrados y nos sentimos privilegiados de haber salvado este tesoro de importancia internacional y ansiamos con interés los descubrimientos emocionantes que se revelarán. No podemos esperar su exhibición en el Museo Nacional.”

Pero además de convertirse en una especie de héroe en su país, luego de entregar este tesoro recibió una recompensa por su descubrimiento: ¡2.4 millones de dólares!