Parece una frase inofensiva “Me tomo una y me voy”, pero muchos de nosotros sabemos que eso no funciona así, esta frase tiene un peligro detrás muy grande. Todos sabemos que por H o por B esa cervecita se convierten en dos y luego tres y ya se desfasa todo.

Para el protagonista de esta historia lo que un día parecía ser normal, acabó siendo una fiesta de 3 días en Ibiza. Este chico un día salió de trabajar en Reino Unido y le escribió por Whatsapp a su novia “Voy a tomarme una cerveza rápida”. Unas horas después, ella recibió el siguiente mensaje: “Mi amor, voy de camino al aeropuerto de Cardiff. Vacaciones inesperadas, lo sé, pero estaré de vuelta en tres días”.

El diálogo de la pareja no tiene desperdicio, ella literalmente alucina en colores, ella decidió hacer una videollamada para saber dónde estaba y con quién iba. Y ella lo vio en la parte de atrás de un taxi, riéndose y diciéndome que se iba a Ibiza”. Hasta la empresa local se hizo eco de la noticia.