El karma es de las cosas más bellas que tiene nuestro mundo, castiga sin piedad a personas que hayan hecho mal a otras personas, y no distingue entre hombres y mujeres, edades ni condición social.

Todos sabemos que robar está mal, y si es con violencia entrando en la casa de alguien mientras esta persona está dentro, pues peor. En el 99% de las ocasiones el habitante del domicilio es sorprendido y corre la peor de las suertes, pero en un 1% de ocasiones son los ladrones quienes reciben su merecido, en esta ocasión de la manera más cruel que podían recibir. Pero ¿que hubiera pasado si en vez de un gran hombre se hubieran encontrado a una guapa mujer indefensa?. La respuesta está clara, así que el castigo parece justo. Parece que al entrar en esa casa dieron con la horma de su zapato.

La insospechada y rocambolesca situación ocurrió en Estados Unidos, cuando dos ladrones ingresaron al domicilio de un hombre que mide dos metros de alto y pesa 140 kilos, quien al sorprenderlos robando los redujo fácilmente, los mantuvo cautivos y los sometió sexualmente. La víctima de robo había estado presa por reiterados ataques sexuales a otros sujetos.

Este siniestro tuvo lugar en el estado de Florida, Estados Unidos, cuando un hombre de 2 metros de altura y 140 kilos de peso, identificado por la policía como Harry Harrington, y popularmente conocido con el apodo de “El hombre lobo” sorprendió a dos ladrones en su casa y decidió hacer justicia por mano propia.

Allí, Harrington sostuvo atados a los malvivientes Garfield Morgan (54) y Kim Gorton (36) durante 5 días, al tiempo que abusó sexualmente de ellos en reiteradas ocasiones. Los sorprendidos asaltante lograron escapar gracias a que un vecino de “El hombre lobo” escuchó sus desesperados gritos de auxilio y llamó a la policía.

Al llegar los uniformados, los tres hombres quedaron detenidos. En tanto se supo que la víctima de robo es un violento predador sexual gay que ya estuvo preso por cometer cientos de abusos sexuales a otros hombres, mientras que la pareja de ladrones tiene un gran prontuario por delitos similares.