Los médicos habían dado Anita Moorjani pocas horas de vida cuando llegó al hospital en estado de coma durante la mañana del 2 de febrero de 2006…

No se podía mover como consecuencia del cáncer que había asolado su cuerpo durante casi cuatro años, según cuenta Anita, tras el coma entró en otra dimensión, donde experimentó una gran claridad, la comprensión de su vida y el propósito de estar en la tierra.

Se le dio la opción de si volver a la vida o no, y optó por regresar a la vida cuando se dio cuenta de que el “cielo” es un estado y no un lugar. Esto posteriormente dio lugar a una notable y completa recuperación de su salud.

La fascinante charla de Anita te inspirará para transformar tu vida para vivirla con más autenticidad, descubriendo tus grandes pasiones, más allá de tus miedos más profundos, y vivir desde un lugar de pura alegría.

La verdadera historia de Anita Moorjani va a cambiar radicalmente las creencias actuales sobre ti mismo, tu propósito en la tierra, tu salud, tus relaciones y tu vida.

Los médicos todavía hoy no pueden explicar lo que realmente le sucedió. Moorjani recuerda: “Los médicos estaban muy confundidos, pero me dijeron que debía haber sido una respuesta rápida a la quimioterapia”

Debido a que ellos mismos no fueron capaces de entender lo que estaba sucediendo, pasaron a través de una prueba tras otra, todo lo cual pasé con distinción. Hice un examen completo del cuerpo, y no podía creer que no encontraran nada, hicieron que el radiólogo lo repitiera de nuevo!!!

“Moorjani también explica la profundidad de su increíble experiencia;” De hecho, paso a otra dimensión. Estaba envuelto en un sentido total del amor.

También experimenté claridad extrema en cuanto a por qué tenía cáncer, he obtenido en este estado información muy valiosa y es casi indescriptible, no hay palabras para describir la experiencia.

Yo estaba en un lugar donde entendía mucho más allá de lo que somos capaces de diseñar en nuestro mundo tridimensional. Me di cuenta de que esta es la vida, y estaba rodeado de seres espirituales de amor, que estaban siempre a mi alrededor, incluso cuando no sabía…