Los trabajos de excavación en la plaza de los Remedios, junto a la Catedral de La Laguna, han sacado a la luz unos restos óseos que podrían datar del siglo XVI y podrían ser la primera evidencia arqueológica de uno de los primitivos habitantes del lugar, informó hoy el Ayuntamiento.

El Consejo Municipal de Patrimonio, presidido por el alcalde José Alberto Díaz, ha conocido hoy el informe en el que se revela el descubrimiento de restos óseos en la plaza de Los Remedios, en la zona de la calle Bencomo, tras la segunda excavación realizada, señala el Ayuntamiento en un comunicado.

?Sería la primera evidencia arqueológica de uno de los primeros habitantes de la ciudad cuya sociedad formaría parte de los primeros años de la fundación y crecimiento de La Laguna?, según expuso el responsable de la empresa PRORED encargada de la excavación.

Los trabajos de excavación arqueológica en la plaza de Los Remedios han sido un encargo del Ayuntamiento de La Laguna asumido por el Gobierno de Canarias, competente en Canarias para autorizar los proyectos de excavación.

El responsable de PRORED explicó que se han enviado dos muestras óseas a un laboratorio, una de un diente de cabra que se ha fechado entorno al primer tercio del siglo XIX y un molar de un individuo de la primera mitad del siglo XVI.

Estas fechas permiten asegurar que se está ante un depósito de 400 años de historia en la Plaza de Los Remedios, que informa de los procesos de destrucción y construcción que se sucedieron en el entorno.

A partir de este hallazgo y de la información obtenida de los restos humanos exhumados se han obtenido como conclusiones que se ha detectado un depósito funerario primario de características únicas, con una delimitación de bloques junto al cuerpo y coincidente con el corte del suelo arcilloso natural de La Laguna.

El cuerpo mantiene su posición original, respetando lo que parecen las normas del rito cristiano al estar enterrado mirando al este, y está depositado decúbito supino acompañado de una moneda junto fémur izquierdo.

Se trata de un individuo joven de entre 18 a 25 años, según el desgaste dental y por sus características morfológicas y métricas parece indicar que se trata de una mujer joven.

No se dispone de las causas de la muerte debido a su mal estado de conservación a consecuencia de la presión de los diferentes estratos y la influencia de raíces de árboles cercanos.

También se han localizado restos humanos muy dispersos en posición secundaria que parecen corresponder a una persona más robusta y de mayor edad.

La localización de estos restos plantea preguntas sobre el origen de los enterramientos en el exterior de la iglesia primigenia, como si se tratase de enterramientos excepcionales debido a las causas de la muerte o si se les dio sepultura en ese lugar por las condiciones sociales de estos habitantes, que afirman corresponden al siglo XVI.

Actualmente, la zona se ha vuelto a tapar conservando los restos y evitando la entrada de humedad y se ha acordado instalar una lona con la imagen de lo que hay en el interior y vallar el perímetro, hasta tomar una decisión sobre la propuesta de divulgación que se considere más adecuada.

Ya en la comisión de diciembre de 2017 se informó de que, debido a una serie de parámetros, se decidió no profundizar en la excavación más allá de una cota de unos 50 centímetros.

Los resultados iniciales descubrieron un pavimento exterior donde se han encontrado botones, clavos, alfileres, cerámica de diversa tipología y épocas, y estos materiales están datados en los siglos XVII y XVIII.

Se trata de un pavimento sobre un suelo arcilloso, que refleja parte del desarrollo de algunos aspectos urbanos de la ciudad, y en este caso concreto, casi con toda probabilidad, de uno de los primeros pavimentos con que contó este espacio hoy plaza, ya que ese pavimento sería el exterior de la antigua iglesia de Los Remedios.

La datación a partir del diente de ovicáprido indica que el pavimento estaría a la vista de los habitantes de La Laguna a principios del siglo XIX.

Esta fecha estaría también en relación con la construcción de la actual fachada neoclásica de la Catedral de La Laguna, en 1820, lo que podría revelar los últimos momentos de utilización del pavimento localizado en la zona arqueológica, puesto que aparece seccionado en su esquina redondeada hacia el oeste, y sus límites coinciden con la antigua fachada de la iglesia de los Remedios.

Todo lo expuesto con anterioridad hizo plantear la necesidad de realizar una segunda fase de intervención en la misma zona de la calle Bencomo, en extensión, sobre el área próxima a la transecta oeste utilizando la misma metodología.